Penumbra sonámbula

Déjame
en esta penumbra.

En este deambular
de margaritas
deshojadas,
que se esparcen
ante el requiebro
de los pasos.

El viento
se regocija
entre las hojas
de este otoño
soñoliento.

Y yo. Apoyada
en este árbol
me atrevo
a contemplarte.

Extiendo
mi brazo
para rozar
tu pelo,
sin que mi tacto
te invada.

Abrigada
en esta lejanía
la angustia
se sumerge
como un llanto
en mi garganta,
y siembra
mil dudas
al deseo
de acercar
mi voz
a la tuya.

En mi horizonte
eres el perfil
amado.

La mirada
distante
que provoca
el anhelo
que a mi pecho
enloquece.

Qué cobarde
mi grito
y mi cuerpo,
por no saber
nombrarte

Qué desdichado
este beso
que en el labio
habrá
de marchitarse,
tornándose
en olvido.

Poema: Penumbra sonámbula
Libro: El acorde perturbado
Editorial: VITRUVIO
ISBN: 9788494662249
Imagen: Gabriel Pacheco

2 Respuestas

  1. Me ha encantado gracias por dedicar tu tiempo a enviarlo.

Agregar comentario

This site is protected by WP-CopyRightPro