A menudo…

A menudo se sentaba a mi lado, para contarme anécdotas de lo que fue su vida... una vida gastada sabiamente y llena de riqueza, en lo que a sentimientos se refiere. Me enseñó a tejer el camino con humildad serena, y tantas otras cosas importantes que no tienen precio... porque no son del ámbito material.

Autor: © 2017 Inma J. Ferrero

No hay comentarios

Agregar comentario