La tarde suspira…

La tarde suspira su nostalgia de lluvia, acompasada por el viento que cimbrea las ramas como espontáneas huríes vegetales. Desde mi ventana observo las horas, la distancia errante de mis ojos a los tuyos.

Frente a frente somos sinónimo de lo mismo, simbiosis, rizomas enraizados en nuestro latido; amor escrito en cursiva que tiende a lo eterno.

La penumbra de la habitación se tiñe entonces con el silencio pausado de tu abecedario, se proyecta tu sombra en la orilla de mi cuerpo y es cada perfil la filigrana de tu nombre y yo el tacto de tu beso.

Autor: © 2018 Inma J. Ferrero

No hay comentarios

Agregar comentario