Como otras tantas veces…

Como otras tantas veces se dispuso a escuchar el segundo movimiento de la Séptima Sinfonía de Beethoven. Aquel Allegretto la envolvía de calma, y sentía cada una de esas notas como un fuerte abrazo al que aferrarse.

Siendo niña se había cobijado en la música para no escuchar los gritos, para que el siguiente golpe no fuera tan doloroso... Para que su alma no se endureciera y los sueños no se ajaran olvidando la sonrisa. Pero ahora siendo ya mujer y de una forma imposible de analizar, la música formaba parte de ella de un modo íntimo y liberador, que la daba la posibilidad de aislarse de todo lo que la rodeaba, hallando en aquellas cadencias el alimento para dar el siguiente paso y continuar  el camino que la vida la ofreciera.

Autor: © 2017 Inma J. Ferrero

No hay comentarios

Agregar comentario