Ser libre…

Sentado en aquel banco dejaba escapar los minutos entre el humo apresurado de un cigarro, como si el tiempo fuera una breve bola de arcilla modelada a su antojo.

Nunca se había sentido satisfecho, nunca había encontrado el punto de equilibrio entre la alegría y la tristeza. Y decidió guardar silencio. Silencio como único modo de reivindicar que era libre.

Autor: © 2018 Inma J. Ferrero

No hay comentarios

Agregar comentario