Suele suceder que en momentos…

Suele suceder que en momentos, ciertos momentos, el día avanza en un reloj sin esfera, bañando de un tinte rojo el aroma pausado de la calle.

La vida susurra con la mirada perdida de unos ojos golpeados de destino. Miro su rostro, súbdito del vacío, todo se me evapora, se desvirtúa y me oprime. Me extravío entonces de mí, recitando la letanía eterna que se desgasta en mis labios -Hace mucho tiempo que no soy yo.

Arquitectura de un reglón indiferente
Inma J. Ferrero​
Proverso Ediciones
ISBN: 9781081263614
© 2020 Todos los derechos reservados

TEXTO DE 2020

 

No hay comentarios

Agregar comentario