RAFAEL ZABALETA: “PINTOR EXPRESIONISTA DE COMIENZOS DE SIGLO XX.”

Por: Isabel Rezmo


Iniciamos el número de septiembre de PROVERSO en la sección de pintura, con Rafael Zabaleta.

VIDA

Rafael Zabaleta Fuentes nació el día 6 de noviembre de 1907 en Quesada (Jaén). En 1925 viaja a Madrid y se forma  como pintor en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, asistiendo también a las clases de dibujo del Círculo de Bellas Artes de Madrid.   Dos años más tarde es nombrado Delegado del Tesoro Artístico Nacional.

En 1.932 participa por primera vez en una exposición colectiva de alumnos de la Escuela de Bellas Artes, con la obra “La pareja” que aparece reproducida en la revista Blanco y Negro.

Al terminar la Guerra Civil, fue denunciado y pasó brevemente por el campo de concentración de Santiago de Calatrava y la cárcel de Jaén. En este periodo le incautan una serie de dibujos sobre la Guerra Civil que empezaría 3 años antes.

Realiza diversos viajes a París donde contacta con otros artistas: Picasso, Manuel Ángeles Ortiz, Vázquez Díaz, Miguel Villá, etc que influyen de manera notoria en su obra. Realiza frecuentes viajes a Madrid donde es habitual en las tertulias del café Gijón, y en verano solía desplazarse a Santander.

En 1.942 realiza su primera exposición individual en la Galería Biosca de Madrid. Fue el escultor Manolo Hugué quien presentó a Zabaleta al galerista Aurelio Biosca. Mantiene una estrecha relación con Eugenio D´Ors a quien le interesó vivamente la pintura de Zabaleta. También son frecuentes sus contactos con otros artistas españoles de la época como: Benjamín Palencia, Ortega Muñoz, Vázquez Díaz. Comienza a exponer con  asiduidad en Madrid, Barcelona y Bilbao.

En 1949 visitó a Picasso en su taller de París e intercambió obra con él, manteniendo siempre una relación amistosa con personas del círculo íntimo del gran maestro. En 1951 su ciudad natal le concede el título de Hijo Predilecto.  Fue invitado a participar en la I y III Bienal de Alejandría de 1955 y en la Bienal de Venecia de 1960. Murió en Quesada el 24 de junio de 1960.

Su obra está representada en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid, en el Museo Nacional de Arte de Cataluña en Barcelona, en el Museo de Bellas Artes de Bilbao, en el Museo de Quesada en  Jaén y en el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.

ESTILO Y OBRA

Su estilo varía desde el Expresionismo Sombrío, en su primera época, al Expresionismo Rutilante llevado hasta un Postcubismo con influencias picassianas, a partir de 1950 y que le confiere su identidad.

El expresionismo fue un movimiento cultural surgido en Alemania a principios del siglo XX, que se plasmó en un gran número de campos: artes plásticas, literatura, música, cine, teatro, danza, fotografía, etc.

Suele ser entendido como la deformación de la realidad para expresar de forma más subjetiva la naturaleza y el ser humano, dando primacía a la expresión de los sentimientos más que a la descripción objetiva de la realidad.   Así, a menudo se ha calificado de expresionista la obra de diversos autores como Matthias Grünewald, Pieter Brueghel el Viejo, El Greco o Francisco de Goya. Algunos historiadores, para distinguirlo, escriben “expresionismo” –en minúsculas– como término genérico y “Expresionismo” –en mayúsculas– para el movimiento alemán.

Como en la mayoría de países mediterráneos, en España  el expresionismo tuvo relativo éxito, ya que su visión intimista, espiritual y existencialista del ser humano tiene un componente más marcadamente nórdico. Sin embargo, fue practicado por diversos artistas aislados, destacando la figura de José Gutiérrez Solana: su pintura reflejó una visión subjetiva, pesimista y degradada de España, similar a la de la Generación del 98. Aparte de la influencia que en él ejercieron los pintores del tenebrismo barroco, en especial Juan de Valdés Leal, tanto por su temática lúgubre y desengañada como por las composiciones de acusado claroscuro es patente la influencia de las Pinturas negras de Francisco de Goya o del romántico Eugenio Lucas. Su pintura destacó la miseria de una España sórdida y grotesca, mediante el uso de una pincelada densa y de trazo grueso en la conformación de sus figuras. Otros artistas enmarcados en mayor o menor medida en el expresionismo fueron Ignacio Zuloaga, Rafael Zabaleta, Eugenio Hermoso, Benjamín Palencia y José María López Mezquita, así como la obra tardía del pintor modernista catalán Isidre Nonell. Algunos expertos también observan cierto expresionismo en el Guernica de Picasso.

En Zabaleta es diferente: sus campesinos no están dolientes ni complacidos, son hieráticos.

«La obra de Zabaleta se ha incluido dentro de la línea llamada realismo expresionista español…»

Una luminosidad que plasma en sus cuadros: ama a su tierra y la pinta con mimo. Sus campesinos son solemnes, como podemos ver en el cuadro  de “La Familia”, “Los Aceituneros” y “Romería”,  y  dan la impresión de mirarnos con cara de circunstancia, de posar,   en “Puerta al campo”.  Se abre ante nosotros un horizonte lleno de promesas y ensoñaciones. Con  sus mujeres “Bañistas en la playa”,  “Campesinas descansando”,  “Mujer tumbada” y “Campesinos tumbados”  vemos a una mujer plena, de formas y de libertad, su entorno se abre a un horizonte, sus posturas de abandono son sensuales,  como si al salir del marco familiar o al estar solas, cobrasen vida.

MOVIMIENTO Y ETAPAS

La obra de Zabaleta se ha incluido dentro de la línea llamada realismo expresionista español, que arranca con Goya, sigue a través de Nonell y Gutiérrez Solana y se continúa en Zabaleta. Es un pintor metódico y perfeccionista como puede apreciarse en sus series temáticas. Declaró literalmente que «su apoyo en el arte más inmediato al suyo lo basó en Cezanne, Van Gogh, Matisse y Picasso o que sus intereses se vinculaban a la Escuela de París, “la mejor palestra del mundo”.

Tradicionalmente se han distinguido en la obra de Zabaleta cuatro etapas artísticas:

1ª Etapa: Periodo formativo, hasta 1932.

2ª Etapa: Hacía la definición de su lenguaje artístico, de 1932 a 1941.

3ª Etapa: Expresionismo sombrío o periodo de la definición de una estética, hasta 1949.

4º Etapa: Expresionismo rutilante o periodo de sus grandes conquistas.

«Se abre ante nosotros un horizonte lleno de promesas y ensoñaciones…»

EL MUSEO RAFAEL ZABALETA EN QUESADA JAÉN

Independientemente de la obra que existe en colecciones particulares y en museos españoles y, de otros países,    la mayor colección de la obra de Zabaleta se conserva en el museo de Quesada (Jaén).

El edificio consta de varias salas distribuidas entre las dos plantas que tiene este edificio inaugurado en 2008.

El conjunto de la obra expuesta en el Museo es de un gran interés para conocer la evolución pictórica de Rafael Zabaleta, lo que le confiere un valor didáctico excepcional. El Museo Zabaleta, por tanto, además de ser la colección más amplia de su obra, constituye su exposición más completo, por aparecer en ella representados todos los periodos de su actividad creadora.

Sala nº.1: Periodo Formativo y Academicista, recibe influencias de Picasso, Dalí, Juan Gris. Pinta obras de estilo surrealista donde refleja los recuerdos de su infancia. Poco colorista y temática variada. Alberga 25 óleos.

Sala nº.2: Periodo de Expresionismo sombrío, aunque ya posee un estilo propio. Todavía recibe influencias academicistas, fauves, de Gaugin, Braque, Matisse, etc. La obra de Zabaleta adopta tonos fríos y grises, de figuras herméticas y gestos hoscos, apareciendo en él una atracción especial hacia el mundo campesino y su tierra. Esta sala alberga 28 óleos.

Sala n.º 3: Etapa del Expresionismo Rutilante, Zabaleta nos ofrece su estilo tan peculiar y característico conseguido a lo largo de sus más de treinta años de artista. Intensidad del color y simplificación de las formas, son la nota predominante de su pintura mientras el arte español de los años cincuenta se debatía entre la pintura figurativa y la pintura abstracta e informalista. Alberga 31 óleos.

Sala 4 ubicada en Planta Baja: Colección de dibujos, en su mayoría interiores, bodegones, escenas costumbristas, desnudos masculinos y femeninos, pero estos desnudos no son de prostíbulo al estilo de Toulouse-Lautrec, sino, en su mayoría, desnudos de academia. Varios centenares de dibujos y apuntes no expuestos en este momento, completan la colección.

Sala 5 ubicada en Planta Baja alberga 29 óleos correspondientes en su mayoría al período formativo del artista y a sus segunda etapa de expresionismo sombrío, a los que hay que añadir una decena de acuarelas en las que Rafael Zabaleta nos muestra su magistral dominio de esta técnica.

Sala n. º 6: Amigos de Rafael Zabaleta. La Sala de Amigos del pintor fue inaugurada por el Premio Nobel Camilo José Cela en septiembre de 1977. Esta muestra está compuesta por 122 obras entre pinturas, esculturas, dibujos y obra gráfica, de un valor artístico incuestionable, por lo que tienen de representativas de los más diversos campos de la actividad artística y de las más diversas tendencias habidas a lo largo del siglo XX.

En esta sala están representados sus amigos escritores y poetas: Rafael Alberti, Vicente Alexaindre, Camilo José Cela, Gaya Nuño, García Nieto, Gerardo Díego. Sus amigos artistas: Rafael Canogar, Cardona Torrandell, Modest Cuixart, Antoni Cumella, Jordi Curós, Equipo Crónica, José Guinovart, Hipólito Hidalgo de Caviedes, Manolo Hugué, Manuel Moral, José Mesa Sampere, Benjamín Palencia, Jesús de Perceval, Darío Regollos, Pablo Serrano, José Luis Verdes, Solana, Antoni Tápies, Joán Miró y … Picasso, entre otros muchos.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2017 Revista Proverso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

error: Content is protected !!