CLÁUDIO GUIMARÃES DOS SANTOS | EL VERSO COMO CERTEZA DE LA INCERTIDUMBRE

Por: Juan Ramón Jiménez Simón


Cláudio Guimarães Dos Santos (São Paulo -Brasil-, 1960) lo tiene claro. Mucho ha cambiado la poesía para obligarnos a pensar en la complejidad del mundo como pluralidad y unidad. De ahí, la necesidad de reflexionar sobre un ambiente heterogéneo donde sea posible concebir una poesía de ideas, o bien, citando a Milán Kundera, una “metáfora que piensa” (1989). Palabras e imágenes que piensen desde múltiples técnicas de escritura y tópicos culturales; que generen una estética no solo desde la visión del autor, sino de la profunda necesidad de autorrealización con autenticidad y pasión. Porque Cláudio escribe para sí mismo, primero, y después para que los lectores sientan el mismo placer que disfruta el autor por escribir. El poeta trata de registrar la fugacidad de una rica cotidianidad que se respira por sus contrastes: la búsqueda de la verdad a través de la reflexión poética y de la estética del verso.

Además, Cláudio Guimarães aporta algo fundamental: la pedagogía de lo improbable en cada uno de sus versos. La palabra como análisis continuo de la realidad desde la perspectiva que ofrece la poesía en torno a los propósitos y fines del ser humano en proceso de formación. Sin embargo, quienes cada día, en el ejercicio de la labor literaria hacemos el esfuerzo por orientar los versos a la luz de la vida, sabemos que la realidad, pronto supera nuestras expectativas. Su poemario “Colección de epifanías” (Edición Bilingüe – Bohodón Ediciones, 2017) pone en valor los sueños y las realidades del contexto que vivimos. En esto, Cláudio no pierde su relación con el sueño. Y es que, en últimas, el poeta no solamente forma para la ciudadanía, para que quién lea se arraigue en su realidad, para que la comprenda y transforme de manera creativa, sino también para comprender su mundo, para entenderse como parte del sistema de vida planetario. De ahí, que no se puede renunciar como poeta a la urgente necesidad de estimular en sus lectores, los sueños, el anhelo de luchar y construir un mundo en el cual valga la pena vivir dignamente.

El libro impresiona tanto como la propia búsqueda vital de su autor, quién se nos muestra a través de un engranaje espiritual. El poeta sabe enfrentarse a una reconstrucción compleja de lo humano desde la base de un “jardín japonés, el presente (…), el pasado (…) atajos de mi propia historia” (Jardín Japonés). Esa visión heideggeriana de la realidad permite al autor dar unidad epistémica al poemario. El más bello verso de “Colección de Epifanías” se agota en su subordinación al conjunto de los poemas, cuarenta poemas presentados en un binomio ensayo – aforismo, en un proyecto apasionado de renovación estética.

Frente al lenguaje, Cláudio Guimarães plantea la necesidad vital de transformarlo y estremecerlo. Este es su signo de valentía creadora: asumir con vitalidad sus contradicciones y ambigüedades personales y colectivas, para construir con ellas una obra rica en divergencias y sensibilidades. Y con un único fin: revelar la síntesis entre e verso, la nota musical y la imagen.

“El problema de toda ciencia es el de hacer coincidir los mares del Sur, su azul intenso y cambiante, y el mapa azul de los mares del Sur”. La cita de Claudio Magris (El Danubio, 1988) sirve como exposición de la poesía del poeta Cláudio Guimarães, en el que sus versos reflejan que, a pesar del miedo, siempre hay una oportunidad de vivir una aventura a partir de lo incierto que puede transitar por otros lugares. Utiliza la palabra como protagonista de la historia al crear presencias de variables ausentes y deseadas; cómo sonoriza los silencios y da sentido a los vacíos. En definitiva, se trata de un acontecimiento, una epifanía, de algo que no se deja de admirar.

Por eso, en la lectura del poemario se observa que la expansión acelerada de la palabra se sigue de inmediato en todo el poemario, toda la secuencia poética se concentra en un solo punto: un verso en donde están todos los versos. Con varios añadidos: la visualización de hallazgos verbales; la exposición de zonas de sombra a modo de reiteraciones, que se dibuja mucho antes de ser descubiertos porque imaginamos que forma parte del universo del autor; la imposición de anonimatos o la exposición de realidades humanas como si de un bel canto se tratase. Borges lo supo decir bien, tanto en prosa (en “El Aleph”), como en verso:

“El espacio sin tiempo.
La luna es del color de la arena.
Ahora, precisamente ahora,
Mueren los hombres del Metauro y de Tannenberg”
(de, La Rosa Profunda)

La palabra en Cláudio Guimarães es conciencia del estar y habitar el mundo. El poemario “Colección de epifanías” apunta hacia lo denotativo, pues dice cosas sin decirlas, en un lenguaje especial que trabaja con símbolos, desbordando cualquier equivalencia simple de significados. El autor es un poeta que trabaja con imágenes, a modo de arte verbal, en la más alta personalización del mundo, donde se condensa las ideas y neutraliza dicotomías en una amorosa aceptación del misterio.

Las palabras del poeta brasileño son fácilmente reconocibles porque a lo largo de sus poemas ha desarrollado un estilo que lo define. Sin expresiones angulosas o complejas, en una suave transferencia de lo lusófono a la lengua de Cervantes, es capaz de atrapar al lector conectándolo con lo más íntimo de su ser, y revelando la gracia de descubrir el lirismo de lo existencial, en la más pura tradición alemana.

Como poeta culto que es, Guimarães Dos Santos nos regala versos que engloban pensamientos trascendentales basados en los clásicos, la ciencia, la historia y la filosofía. El resultado es un poemario de lectura amena, repleto de cartografías de lo desconocido, con todos los ingredientes necesarios para devolvernos la emoción en el que si “no incluye la utopía no es digno de ser mirado, pues ignora el único territorio en el que la humanidad siempre está desembarcando” (Oscar Wilde).


NOTA BIOGRÁFICA DEL AUTOR

CLÁUDIO GUIMARÃES DOS SANTOS (São Paulo, 1960), es poeta y ensayista. Es maestro en Artes por la Escuela de Comunicaciones y Artes de la USP y doctor en Lingüística por la Université de Toulouse-Le Mirail.

En 2014, publicó el poemario Definiciones Fundamentales.

Su libro de poemas – Colección de Epifanías – se editó en bilingüe portugués- español por la Editora Bohodón (Madrid, 2017). Como artista plástico, participó, en São Paulo, en exposiciones en el Museo de Arte Contemporáneo, en el Museo de Arte Moderno, en la Pinacoteca del Estado y en el Museo de la Imagen y del Sonido.

Como médico, actuó en el área del diagnóstico y tratamiento de disfunciones cognitivas relacionadas con la memoria y con el lenguaje. Realizó investigaciones en los campos de la neuropsicología, de la psicoterapia, de la semiótica y de la filosofía de la mente, siempre con un enfoque transdisciplinar.
En Brasil, trabajó en el Instituto de Estudios Avanzados/USP, en la Facultad de Medicina/USP y en la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias Humanas/USP. Además, fue investigador y conferenciante en Francia, Estados Unidos, Canadá, México y Uruguay.

Es diplomático de carrera desde 2010 y ya sirvió en Frankfurt y Montevideo. Trabaja, actualmente, en el Consulado-General en Faro, donde es jefe del Sector Cultural y de Cooperación Educacional.


COLEÇÃO DE EPIFANIAS / COLECCIÓN DE EPIFANÍAS

Cláudio Guimarães Dos Santos
ISBN: 9788416797707
BOHODON EDICIONES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

error: Content is protected !!