SARA TEASDALE | SONATA PARA UNA TRISTEZA

El Atelier

Por: Inma J. Ferrero


 «Ya no existe la magia,
Nos conocimos como otras personas,
Tus ojos ya no obran milagros,
Tampoco mis besos en tus manos.»
(Fragmento poema “Después del amor”)

Hay días que siento que la luz me refleja de otro modo, que estoy situada más en la oscuridad que en el resplandor que el sol ofrece. En esos momentos me refugio en la música y en los versos, como si no existiera ninguna otra cosa en el mundo.

Y fue un día de esos, en los que la tormenta fluye dentro de mí sin descanso, que fui a dar con un poema que llamó mi atención por su alta dosis de tristeza y desesperanza. El libro tenía el nombre de “Flame and Shadow” y su autora era la poeta estadounidense Sara Teasdale. A partir de ese momento comencé a devorar los poemas de ese libro de forma vertiginosa, como si en ellos encontrara el consuelo que en esos momentos necesitaba, y de ellos surgiera la razón misma de mi tristeza.

Fuera como fuera aquellas palabras me dieron aliento. Y a día de hoy sigo leyendo con gran cariño y admiración a esta poeta, que consiguió que en un día tormentoso predominara el suave sonido del agua sobre el alma.

BIOGRAFÍA

Sara Teasdale

Sara Teasdale nació el 8 de agosto de 1884. Fue la hija menor del matrimonio entre John Warren Teasdale y Mary Elizabeth Willard. Durante toda su vida tuvo una salud delicada contrayendo enfermedades muy fácilmente, debido a esto comenzó la escuela a la edad de nueve años. En 1898 comenzó a asistir al Mary Institute pero un año después cambió al Hosmer Hall donde acabó graduándose en 1903.

El primer poema de Sara fue publicado en el periódico local Reedy’s Mirror hacia el año 1907. Como también le fue publicada ese mismo año su primera colección de poemas, Sonnets to Duse and Other Poems.

En 1911 fue publicada su segunda colección de poemas, Helen of Troy and Other Poems. Esta colección fue bien recibida por los críticos, que destacaron su dominio lírico y sus temas románticos. Durante estos años, Sara fue objetivo de varios hombres, entre ellos el poeta Vachel Lindsay o el que sería su futuro marido, Ernst Filsinger, profuso admirador de su poesía desde hacía varios años. Sara contrajo matrimonio con Ernst el 19 de diciembre de 1914.

La tercera colección de poemas Rivers to the Sea publicada en 1915 fue un best seller con varias ediciones impresas. Un año más tarde se mudó a Nueva York junto con Ernst. Se ubicaron en un apartamento del barrio Upper West Side cercano a Central Park.

En 1918, la colección de poesías Love Songs (1917) fue galardonada con dos premios: el Premio de Poesía de la Universidad de Columbia (actualmente Premio Pulitzer de Poesía) y el Premio de la Sociedad de Poesía de América.

«Rivers to the Sea publicado en 1915 fue un best seller con varias ediciones impresas.»

En 1929, debido a la ajetreada vida empresarial de su marido, Sara se ve sumida en la soledad y decide viajar a otro estado para permanecer allí durante tres meses, cumpliendo así un criterio para obtener el divorcio. Ella no quería informar a su marido de los trámites pero lo tuvo que hacer debido a la insistencia de sus abogados. Esto sorprendió y conmocionó a Ernst.

Después del divorcio, Sara permaneció en Nueva York viviendo a tan sólo dos manzanas de su antiguo hogar. Volvió a cartearse con Vachel Lindsay, ya con esposa e hijos.

El 29 de enero de 1933 se suicidó con sobredosis de somníferos. Su amigo Vachel también se suicidó dos años antes. Está enterrada en el Cementerio Bellefontaine.

POEMAS

Sola

Estoy sola: a pesar del amor,
A pesar de lo que tomo y lo que doy,
A pesar de toda tu ternura,
A veces me pesa vivir.
Estoy sola, como si estuviera de pie
Sobre el pico más alto del mundo,
Acompañada por remolinos de nieve,
Y sobre mí: un infinito espacio desplegado;
Con la tierra oculta y cielo escondido,
Y sólo el orgullo de mi propio espíritu
Cuidándome de la paz de aquellos
Que no están solos, habiendo muerto.

Amor enterrado

He venido a enterrar el Amor
Debajo de un árbol,
En el bosque negro y alto,
Donde nadie lo pueda ver.

No pondré flores en su cabeza,
Ni una lápida a sus pies,
Pues esos labios que tanto amaba
Fueron amargos, nada.

No volveré al sepulcro,
Pues el bosque es frío.
Reuniré toda la alegría
Que mis manos puedan abarcar.

Estaré todo el día bajo el sol,
Donde los salvajes vientos soplan,
Pero lloraré por las noches,
Cuando no haya nadie para escuchar.

No soy tuya

No soy tuya, no me pierdo en ti,
Nunca me pierdo, aunque mi alma ansía
Perderme como la llama en el mediodía,
Perderme como la nieve en el mar.
Tú me amas, y aún te veo
Como un espíritu hermoso y brillante,
Sin embargo soy yo quien inconstante
Anhela perderse como una luz en la luz.
Arrójame profundo en mi sentimiento,
Apaga mis sentidos, déjame sorda y ciega,
Arrastrada por la tempestad de tu amor
Soy una hoja en la premura del viento.

Cuando esté muerta

Cuando esté muerta y sobre mí el claro abril
agite su cabellera humedecida,
aunque te inclines sobre mi tumba apenado,
no me importará.

Tendré la paz de que gozan los árboles frondosos
cuando la lluvia dobla la rama,
y estaré más silenciosa y más fría
que ahora tú.

OBRA

Sonnets to Duse and Other Poems, 1907.
Helen of Troy and Other Poems, 1911.
Rivers to the Sea, 1915.
Love Songs, 1917.
The Answering Voice, 1917.
Flame and Shadow, 1920.


BIBLIOGRAFÍA

Academy of American Poets
Fragments de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

error: Content is protected !!