NADA | CARMEN LAFORET

El Anaquel

Los libros liberan más que nutren y quiero ser testigo de esta liberación.

Por: Matteo Barbato


Nº de páginas: 304 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: DESTINO
ISBN: 9788423342792
Premio Nadal 1944
Fecha de Publicación: mayo 1945

 

 

 

Sinopsis

Andrea es una joven llena de ilusiones que decide marcharse a Barcelona para cumplir con su sueño y cambiar su futuro. Cuando llega a casa de su abuela, en la calle de Aribau, conoce también a sus tíos (Román y Juan), a su tía Angustias, a Gloria (la mujer de Juan) y a Antonia, la criada. Desde su primer día de estancia siente la tensión que se respira en la casa, la de un sórdido microcosmo familiar, lleno de hambre, suciedad, violencia y odio.

Solo la amistad con Ena, una compañera de la Universidad, cambiará el rumbo de su vida.

Comentario sobre la obra

El libro que os presento este mes fue una proeza editorial: conquistó a un público lector entusiasta, siendo durante décadas un éxito de ventas; ganó el primer premio Nadal en el 1944 (en su edición primera) ovacionado por la crítica, y es considerada por muchos una de las mejores obras literarias del siglo pasado.

¿Qué más se puede pedir a un libro? Tiene razón Rosa Montero cuando expone que Carmen Laforet experimentó un estado de gracia al escribirlo. Su talento, el de una joven de veintitrés años por aquel entonces, deslumbró a todo un país y me hace pensar con fuerza que un buen escritor sí puede penetrar las capas más hondas y oscuras del alma humana.

La autora hace la mejor fotografía posible de la España de la postguerra inspirándose en personajes reales (su amiga Linka, a quien dedica la novela, es el espejo de Ena, la amiga de Andrea en la novela); muestra el poder dominante ocultándolo en el personaje de Angustias, controladora, supervisora y estricta; declara la guerra de forma sutil a la mentalidad arcaica y machista personificada en la frágil voz de la abuela. Reales o ficticios, todos sus personajes son curiosos y miserables, raros y cómicos, mezquinos y tiernos, sucios, destemplados y llenos de locuras a un tiempo.

El personaje principal de la novela, Andrea, es una adolescente muy entrañable: es íntima, profunda, sincera, inteligente, sencilla, frágil y cercana; su voz se mezcla con la imagen de los paisajes de una Barcelona magnífica, con los diálogos y con el gentío de las calles. Su juventud inhala el mal olor y la mugre de una casa llena de hambre, y respira la locura, el monstruo de las mil caras (algunas familiares, otras invisibles) que la persigue en los rincones más turbios.

Como cualquier mujer de su época, Andrea se enfrenta a una sociedad conservadora, sometida a su vez al régimen franquista, a una realidad que no concede a la mujer el derecho a desear porque ésta solo es predestinada a la maternidad. Andrea es una heroína anónima atrapada en el estrecho mundo de la clase media. Su relato se basa en la cimentación de esa nada que compone su vida cotidiana: la historia imaginativa de Angustias y sus presiones, la mirada seductora de Román y su mala influencia, la presencia sanadora de Ena y su madre, la tensión familiar entre Román y Juan, la violencia de este último hacia Gloria, su mujer, etc.… Finalmente su vida no es nada. Es solo hambre y horror: por ello después de un año Andrea se va de Barcelona y deja atrás la espantosa vida familiar que la persigue: la maleta atada con la cuerda es el símbolo de la miseria de la época, y la lucha para un futuro róseo son la esperanza y el motor de su juventud.

Cada palabra contenida en la obra es una preciosa pincelada que recompone la vida de Andrea: su psicología, trabajada y pulida, parece ser la magnífica reconstrucción de una escultura. En cambio, cada párrafo es un trazo que recalca la parálisis, el estancamiento y la lucha de una familia frente a la escasez y la falta de medios para la supervivencia; cada capítulo es la fotografía vívida de un pueblo muy tocado por la guerra: la realidad ennegrecida, espantosa y bohemia es parte de un cuadro que Carmen pinta a través de una literatura cargada de metáforas maravillosas, diálogos profundos y personajes inolvidables.

Carmen Laforet se autodefinió como nadadora: su novela definió su vida y su perfil, a menudo confundimos esta mujer frágil, tímida y huidiza, con Andrea, la protagonista de la novela que le dio la fama. A pesar de eso, su talento le reservó un puesto destacado junto a colegas de su generación como Camilo José Cela, Antonio Buero Vallejo o Miguel Delibes, quien la definió muy acertadamente como «la mujer nueva cuando apenas había mujeres en la literatura». En efecto, Carmen Laforet, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite y Josefina Aldecoa fueron algunos de los pocos nombres femeninos que desafiaron el oscuro papel reservado a la mujer en la España franquista. Cabe destacar que en 1939 el panorama cultural español era desolador: muchos autores salieron del país y la literatura se encontró asediada por la presión de la censura, lo que impidió una literatura (y una denuncia) explícita. Por ello, Nada tiene el valor de ser más que un libro: Nada fue una voz nueva y destacada de una mujer que se hizo a sí misma; fue, además, una voz que se declaró sutilmente en contra de la violencia doméstica, de una lacra unida desde siempre a la mentalidad machista radicada tanto en hombres como en mujeres. Asimismo, Nada destacó el pobre papel de la mujer en la sociedad civil: la falta de libertades del régimen perpetuó la imagen de una mujer abnegada, sumisa y sacrificada, como se advierte en el personaje de Gloria. Y como la misma autora dice en la vida real: «Secretamente, instintivamente, la mujer se adapta y organiza unas leyes inflexibles, hipócritas en muchas situaciones para un dominio terrible… Las pobres escritoras no hemos contado nunca la verdad, aunque queramos. La literatura la inventó el varón y seguimos empleando el mismo enfoque para las cosas».

¿Hasta cuando seguirán las mujeres luchando para reclamar la igualdad?

Después de más de 70 años este libro sigue siendo actual y esencial. Todos deberíamos leerlo.

No hay nada más que decir.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Revista Proverso

1 comment

  • Manuel Domínguez

    Como ya nos tiene acostumbrados, extraordinaria la reseña que nos brinda Mateo de la obra, la autora, el papel de las mujeres en una época sombría y el contexto histórico. Enhorabuena y gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

error: Content is protected !!