GIANI STUPARICH | LA ISLA (L’ISOLA)

El Anaquel

Los libros liberan más que nutren y quiero ser testigo de esta liberación.

Por: Matteo Barbato


La isla
Giani Stuparich
Título original: L’isola
Idioma original: italiano
Traducción al español: J. Á. González Sainz
Editorial: Minúscula
Precio: 13.00 euros
Año de publicación: 1942
ISBN: 9788495587398

 

 

SINOPSIS

Un hombre enfermo escribe a su hijo solicitando su presencia en los últimos momentos de su vida.

Giani Stuparich (Trieste, 1891-Roma, 1961) escribió novelas y ensayos, aunque los críticos coinciden en que La Isla, relato breve por excelencia, es su obra maestra, su libro perfecto. El mismo Vila-Matas, en un artículo de El País del 2008, coincide afirmando que su lírica, su gran capacidad de síntesis poética, su visión objetiva de la realidad, le convierten en uno de los mejores autores del siglo pasado.

La isla es aparentemente una historia sencilla, aunque su entramado se fundamenta en una meditación profunda y enriquecedora, en una reflexión que se convierte en un himno a la vida sobre la muerte, en una búsqueda de sentido y en una radiografía del existir, en un relato sobre “la vida fugitiva” y su significado preciso.

La naturaleza, con su presencia inconmovible y el paso firme del tiempo son presencias ligeras y a la vez indelebles.

«La isla palpita al sol y saborea el aire, vive el instante pletórico, y sólo el viento parece ahí decir una verdad que no debe inspirarnos temor: llega la muerte, pero la vida fluye».

Padre e hijo miden sus vidas a través del tiempo, añoran el pasado y se enfrentan a un destino inevitable. Los paisajes luminosos de la isla se funden perfectamente en una prosa conmovedora, minuciosa, quirúrgicamente sobria, cuyos tonos describen con gran maestría las circunstancias y los sentimientos de cada personaje.

Padre e hijo deben aceptar la muerte, asumir lo inevitable, enfrentarse a un dolor ineludible: ambos son conscientes de que ese viaje es una travesía del padre hacia el otro lado de la vida.

El autor nos brinda espléndidamente las diferentes perspectivas de cada uno, alternando sus posiciones: el hijo observa y recuerda con los ojos de un niño: aquel hombre todopoderoso, aquel galán vigoroso y vital que le trajo al mundo lucha estoicamente contra la enfermedad gracias a su voluntad inquebrantable, más fuerte que el destino. Ahora, desde su condición de adulto, sufre por su deterioro, por su destino cruel, y por no poder evitarlo. El padre, en cambio, recuerda un hijo miedoso y suplicante que se ha convertido en un hombre fuerte e independiente; habla de la muerte con serena resignación, honra la vida y convierte sus notas trágicas en esperanzadoras.

«Sus manos y su mirada, vivificados por la verdad del dolor, se habían vuelto casi hermosas».

La isla es una obra fundamental, mayúscula (editorial minúscula permitiendo), ineludible, magistral, sublime. Léanla y verán que no estoy exagerando.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2018 Revista Proverso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

error: Content is protected !!