ANTONIO TELLO | EN LA NOCHE YERMA

La noche en verso

Por: Isabel Rezmo


EN LA NOCHE YERMA
El poema tiene treinta cantos.
Antonio Tello
Páginas: 46.
Formato: 14×21 cm.
Encuadernación: Rústica.
Idioma: Español.
ISBN: 9788494945724.

El lenguaje no tiene únicamente la finalidad de comunicar. Creo firmemente que tiene un alto componente de compromiso. Es un elemento utilizado con bastante frecuencia y devaluado en su totalidad. Fraguado en la respuesta fácil, en el éxito efímero y en la pobre elocuencia de aquellos que miran el océano antes de mirar sus gotas. El ser y el parecer se diluye en una profunda contradicción alimentado por una sociedad que no da respuesta ni a sus necesidades. La sociedad se ha devaluado y sus integrantes están movidos por el tedio, la incomprensión, la necedad.

La existencia se reduce a pasar las 24h que tiene el día, y el hombre, no tiene compasión sí ni de sí mismo y mucho menos a los demás. Esa es una evidencia que extraemos y convivimos con ella.

El ser humano no solo vive de certezas, de sus miedos o de sus demonios. Necesita respuestas, respuestas concretas que avalen su forma de vida, sus elecciones o sus miedos. Necesita a veces atender a sus demandas. Entender los sucesos que le aterran o le acompañan. Porque en el fondo es un animal primitivo, un animal que se desvive por sus apetencias, por sus deseos aunque de vez en cuando, un rayo traspase su corazón y encuentre sentido a vivir y a luchar. Y el lenguaje es la marca que acentúa, discrepa, argumenta todo estos elementos.

Y el poeta como el profeta, previene, y predice por el mismo compromiso que conlleva su estatus, y por el mismo afán de mostrar la realidad que ve ante sus ojos. Está más allá de lo que está ocurriendo en este momento; rompe la línea temporal de aquí y ahora, y manifiesta como un visionario, las consecuencias de esta irrealidad que tiene demasiadas coincidencias con el espacio real que le rodea.

Estas sensaciones me ha venido tras la lectura del nuevo trabajo de Antonio Tello “En La Noche Yerma” publicado por Vaso Roto Ediciones.

Poema dividido en 46 cantos, es una visión apocalíptica de la sociedad actual y del ser humano. Sus necesidades, sus certezas, sus demonios, su existencia. La voz es definida de distintas maneras para hablar del inmigrante, del desterrado, del oprimido, de la sociedad de consumo, del exilio o del populismo. ¿Pero no es realmente lo que está ocurriendo?¿No es verídico el trasfondo que encontramos en este libro?

Un Poema extraordinario, febril, mítico que camina entre lo mágico, lo irreal; un submundo anunciando algo que está por venir y de lo que sólo él tiene la clave. Ofrece una visión cósmica, oscura y luminosa sobre el individuo o las relaciones humanas. A veces tengo la sensación de vértigo, de correr bajo la niebla; de abrirse paso a todo un código secreto que se va desvelando a lo largo del libro.

La Noche Yerma es una fábula sobre Babel y su Torre: El lenguaje se ha convertido en un instrumento de poder y de abandono; hay multitud de lenguas, que hablan y hablan y no dicen nada. No saben a nada. El poeta coge testigo de esa manipulación: Canto II: “El lenguaje de las bestias devora el nombre de la cosas…”

Canto X: “la voz carnívora se alimenta de todo lo que muere con ella…» Una revelación apocalíptica que parte de una visión confusa del universo, y de sus lagunas; de la mediocridad del hombre en busca de la verdad universal, muy bien posicionada y encerrada en el poeta, en el lenguaje , en el verbo. Fijémonos en el canto I y el Canto II El poeta se enfrenta al caos y al desorden producido en el mundo, y ensalza su figura como el único capaz de apaciguar a la mismísima Pandora .

Como en la Divina Comedia de Dante el poeta desfila, pasea por esta devastación irremediable: un paseo eclíptico, infernal y devastado, profundo para llegar a la luz. El poeta está solo, solo ante sus miedos, ante sus intrigas, ante la intriga del mundo. Casi oigo la séptima trompeta del relato del apocalipsis. Casi percibo el combate espiritual entre el bien y el mal. El propio poeta, el lector no escapa de esa realidad, si no que al vivir de ella, es inevitable su muerte, una muerte poética y simbólica, como el único medio para poner cordura ante tanto maleficio. Podríamos hablar incluso de una crucifixión, de un suicidio personal, como único argumento para construir un mundo nuevo a través de la convicción y el compromiso. Reflexionar sobre nuestras carencias y de nuestras posibilidades.

Termino esta reseña recordando a Soren Kierkegaard en su libro Temor o Temblor: El poeta es el genio de la evocación, no puede hacer otra cosa sino recordar lo que ya se hizo y admirarlo; no toma nada de sí mismo, pero custodia con celo lo que se le confió…

Eso es La Noche Yerma. Y eso es el principio de la desconstrucción y por qué no, de su salvación.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove © 2019 Revista Proverso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site is protected by wp-copyrightpro.com

error: Content is protected !!