Tag : isabel-rezmo

post image

SANDRA ESCUDERO: «ESCRIBO TODO EL TIEMPO PORQUE SI NO LO HICIERA ME SATURARÍA DE TANTA VIDA, EXPLOTARÍA. ESCRIBO, EN DEFINITIVA, PORQUE VIVO»

Por: Isabel Rezmo


La versatilidad es la cualidad de hacer cosas distintas. Se dice que alguien es una persona versátil cuando tiene intereses y capacidades muy diferentes entre sí. Capacidad de algo o alguien para adaptarse rápida y fácilmente a diferentes funciones. Implica la pluralidad de intereses, la iniciativa, la curiosidad, el vitalismo, en resumen, y se entiende como una característica valiosa.
Una persona versátil puede responder a diferentes desafíos y adaptarse a todo tipo de contextos. En el campo de la literatura, esta versatilidad tiene mayor alcance cuando nos encontramos con autores que se encuentran a sus anchas tanto en el género de la novela como en la poesía. Se adaptan, se desarrollan cómodamente en ambos campos, haciendo más loable su trabajo y su creatividad.
Esta semana os traemos a Proverso precisamente alguien cuya versatilidad en novela y en la poesía es evidente. Constituye en su trabajo un desafío permanente de la memoria, intuición, la sensibilidad, el certero conocimiento, la imaginación. Cualidades necesarias para acometer un trabajo serio y riguroso.
Sandra Escudero se mueve entre la novela, la poesía y la literatura infantil, y vamos a presentarla a nuestros lectores más cerca y en profundidad. Ella misma nos cuenta sus pasos en el mundo de la literatura y la cultura.

Nací en Sevilla el 2 de Abril de 1977, en plena Semana Santa sevillana. En 1988, a los once años de edad, me trasladé junto a mi familia a Madrid, residiendo un año en la capital para acabar asentándonos en Alcobendas, un pueblo al norte, municipio donde terminé mis estudios licenciándome en Económicas por la U.A.M. A los 15 años me adentré de lleno en un género tan complejo como es la poesía, con mi primer poema dedicado a mi tierra natal, “Sevilla”, poema resultado de un ejercicio de primero de BUP en clase de literatura, desde entonces la poesía me ha acompañado siempre. Actualmente cuento con cuatro libros en este registro, siendo, “No hay más
verdad que la que se siente”, el primero en publicarse y con el que pude asistir a la feria del libro de Madrid en 2015.
Los siguientes poemarios en ver la luz son; “Desde el principio” donde se recogen los primeros poemas que escribo y con el que recaudamos dinero para contribuir en la investigación contra el cáncer.
Con “Revuelta” la palabra cobra fuerza y valentía para gritarle al mundo las injusticias que el propio mundo crea, le cuenta al oído la necesidad de que le escuchen. Revuelta es un poemario social reivindicativo donde todo tiene cabida.

Y “Vive” el último poemario publicado justo en Marzo del 2020 que aún no se ha podido presentar. Vive es un canto a la vida, al momento, al presente. Es un ahora que acaricia cada segundo de la existencia humana.
Teniendo la poesía una importancia suma en mi vida no podía dejar de lado el mundo de la literatura infantil, así que en 2016 publico mi primer poemario para niños desde a 7 años con ilustraciones y poemas propios, “Aprendiendo entre rimas”, a los que le siguen “Rimando Contigo” de la misma colección, “La Peca de la Tierra” donde aprendemos lo importante que es cuidar nuestro planeta y “Donde crece el arcoíris”
donde la ilusión, la magia y la amistad cobran vida de la mano de Hada y Duende.

La novela es otro de los géneros literarios que he tocado siendo la primera publicación en Junio del 2014, “Entre alas de barro”, novela histórica con “Luz en el exilio” y novela negra con la trilogía “Arte Invertido” estando publicados los dos primeros volúmenes “La Subasta “ y “Cuenta hasta tres”.
Como la vida hay que comérsela y saborearla, ser curiosa y absorber, aprender y reinventarse, crear de todas las formas posibles que haya, este año en 2020 me he aventurado a escribir una obra completa de teatro que ya está finalizada y que espero, algún día, se represente en el gran escenario de un teatro. Un sueño que, ¿por qué no?
Se podría hacer realidad.

La familia, el amor, la verdad, la pureza, la realidad, el respeto, el honor, el cariño, la igualdad y la libertad son primordiales para que la vida fluya. Contribuye a ello. Los sueños no se deben abandonar jamás, aunque a veces nos resulte difícil soñar. Desistir puede ser una idea, pero no una realidad, siempre se puede un poco más.

RP: Buenas tardes Sandra, ¿Cómo te definirías como escritora?
SE: Buenas tardes a todos y encantadísima de poder compartir con todos vosotros un trocito de mi vida o un pedacito de mí.
Esa pregunta es difícil de contestar, ya que a menudo las personas se ven o definen a sí mismas de una manera imprecisa e incompleta que no corresponde al cien por cien con lo real, porque el resto del mundo tendrá miles de perspectivas diferentes acerca de esa misma persona. Pero entraríamos en un debate infinito e interesante sobre las diferentes aristas que tienen las miradas, la tuya propia y la de los demás.
Lo que sí puedo decir es cómo me veo yo y cómo veo yo la forma que tengo de expresarme mediante la palabra, y me encantaría que las personas que nos están leyendo pudieran opinar sobre mis libros, lo que transmito en ellos, cómo reflejo nuestro mundo a través de los versos, o de una historia que pudo o no ocurrir. Incluso me encantaría saber cómo me ven los lectores para siempre aprender y crecer de sus opiniones.
Pero ahí va: Soy una persona que escribe a corazón abierto, mezclo las durezas del alma con las durezas que la vida nos planta delante de nuestro camino. Escribo sobre lo que hay, lo que vivimos y lo que nos gustaría vivir, escribo sobre ti, sobre mí, sobre la existencia, sobre las guerras que llevamos colgadas en nuestras espaldas, sobre los que las vivieron, escribo historia, nuestra historia, las lágrimas derramadas en las transiciones cíclicas de la existencia humana. Escribo.

Escribo todo el tiempo porque si no lo hiciera me saturaría de tanta vida, explotaría. Escribo, en definitiva, porque vivo. No sé si te he respondido, espero que sí.

RP: ¿Qué significa para ti la literatura?
SE: La literatura en particular y la cultura en general para mí es la chispa de la vida. Hay un dicho que dice “La curiosidad mató al gato” pero yo siempre he creído que eso lo debió decir alguien que quisiera que ese gato no indagara, es decir, manipulación pura y dura, asustar al gato.
¿Qué es la vida sin curiosidad? Es nuestro deber instruirnos, formarnos, conocer el pasado, el presente y por qué no preguntarnos acerca de lo futuro. Es nuestro deber mantener de generación en generación la verdad de la vida que nos ha traído hasta este punto. Lo que otros hicieron, escribieron y pelearon para tener hoy nosotros esto que tenemos.
La historia es memoria, la literatura es memoria creativa y la cultura es la cumbre de la sabiduría que nos da la libertad mental que necesitamos para ser libres de alma y poder ser independientes como personas.
La literatura, es como una amiga que te agarra la mano y te acompaña en tu camino. Imprescindible.

RP: ¿En qué momento te decidiste a escribir?
SE: Pues a esta pregunta siempre respondo lo mismo porque realmente desde que tengo uso de razón estoy escribiendo, siempre he escrito, poesía antes que prosa.
Publicar me costó más trabajo, ya que no escribo para lucrarme sino para poder entender el mundo. Hay un poemita muy breve que publiqué en “Revuelta” que lo explica, se titula «Menos mal» y dice así:

<<…Menos mal que tengo tinta
para vaciarme el alma…>>

En esos dos versos creo que lo digo todo.

RP: ¿En qué campo te mueves más cómodamente?
SE: No podría dejar de escribir poesía. Creo que la poesía forma parte de mí.
RP: ¿Cómo vives los talleres para niños? ¿Qué te impulsa escribir para ellos?
SE: Los talleres los vivo con mucha ilusión y algo de nerviosismo porque los niños son los grandes conocedores de la verdad, son transparentes. Un niño siempre te mirará fijamente y te dirá lo que piensa y siente sin filtros. Por lo que es un aprendizaje constante para mí trabajar con ellos.
Es muy divertido preparar los talleres y las presentaciones infantiles porque sale, más si cabe, la niña que llevo dentro y la creatividad aflora llenando de magia esa hora o ese espacio donde estoy con ellos.
Me impulsó a escribir poesía infantil, aparte de que echaba de menos ese género en las publicaciones para niños, mi madre. Recuerdo un viaje en coche desde Madrid a Sevilla, donde íbamos mi padre y mi pareja en la parte delantera del coche y mi madre y yo detrás. Y cómo un juego comenzamos a hacer rimas intercalando versos, mi madre decía un verso y yo lo seguía y salieron poemas divertidísimos, con ritmo y cargados de vida. Nos hartamos de reír y pensé que todos los niños del mundo tenían que conocer la poesía.
Los poemas infantiles, al igual que los poemas para adultos, son eso, poemas, poesía. El ofrecerle al niño la posibilidad de ver la vida desde un punto de vista diferente, dotarle de una sensibilidad especial para comprender las cosas, ofrecerle la oportunidad de crear y contar lo que ve desde una visión más profunda y que el niño o la niña, pueda pensar y entender por sí mismo desarrollando una capacidad crítica con su entorno, una capacidad asociativa, ya que la imagen juega un papel importante en la poesía infantil, metáforas cargadas de aprendizaje.
El pensar que quizá se estaba privando a los más pequeños de poesía me impulsó a publicar para ellos.
RP: Escribes para niños, se suele decir que los niños son más exigentes que los adultos ¿Cuál es tu impresión?
SE: No es que sean más exigentes es que no te mienten, y eso, a algunos adultos les aterra. Intento ser siempre pulcra en la escritura, pulcra en la gramática y ortografía siempre tanto para niños como adultos. Los niños te piden sin pedir, por supuesto, que les des lo que ellos nos dan, verdad, alegría, cantidad, calidad y curiosidad.

RP: ¿Crees que con la cantidad de autores que hay en la actualidad, la poesía está colapsada?
SE: Creo que hay mucho verso fácil. La poesía en sí debe tener pureza. No debemos menospreciarla. También es verdad que quien quiere estudiar y aprender poesía de verdad investiga y experimenta con los ilustres que a lo
largo de los años le han dado forma a la poesía, estudia a los contemporáneos y no se queda en los típicos versos de carpeta de instituto que todos hemos escrito, no en un libro sino en eso, una carpeta de instituto.
Aunque es el lector quien debe cultivar su mente y decidir qué lee, ya que hoy en día las editoriales, no todas claro está, tienen menos filtro cultural y más filtro comercial.

RP: ¿Podemos encontrar alguna semejanza en la novela con respecto a la poesía?
SE: Sí. De hecho, muchas de las personas que han leído mis novelas me han preguntado que si escribo poesía. Eso me gusta. Es la sensibilidad con la que se escribe.
RP: ¿Qué obra propia te ha marcado más?
SE: Como te comentaba antes escribo a corazón abierto por lo que cada obra es especial para mí, pero si tengo que decidirme por alguna sería Revuelta, por la potencia social y el carácter reivindicativo que la caracteriza y por la manera de presentarla, ya que uní, música con la expresividad corporal de cuatro buenísimos actores para expresar lo que mis palabras contenían. Salió algo espectacular. Precioso.

RP: ¿Cómo has sentido lo que está ocurriendo con el COVD-19? ¿En estos meses te ha afectado en tu propia producción o actividad personal?
SE: Lo que ha ocurrido y está ocurriendo con este virus que nos ha llegado de pronto es algo horrible. Lo he vivido con mucha impotencia porque me hubiese gustado ayudar más de lo que lo he hecho. En la medida de lo posible he intentado aportar cosas a la sociedad que tanto está sufriendo, he escrito cartas para los enfermos que estaban aislados en los hospitales e incluso mandado poemas, he escrito cartas también para los profesionales sanitarios que tanto han dado, y siguen dando, dentro de una estructura sanitaria pública demacrada por los recortes que los gobiernos pasados han hecho y que nos han llevado a tener una sanidad pública deficitaria.
He salido como todos a las ventanas a aplaudir, hemos colaborado con bolsas de comida para los que se han quedado sin poder ingresar ni siquiera lo suficiente para poder comer y alimentar a sus familias. He llorado desde el sofá viendo cómo se llenaba el Palacio de hielo de Madrid y también he llorado con las familias que no se han podido despedir.
He llorado, esta vez de alegría, cuando alguien salía de la UCI y era vitoreado por enfermeros agotados y cansados, exhaustos, pero con la fuerza necesaria para mantenerse en pie para nosotros, para continuar cuidándonos.Quizá seamos todos un poco más solidarios y responsables, y demos importancia a lo que la tiene y no a tanta superficialidad que estaba y está asfixiándonos.En cuanto a literatura he leído mucho y escrito mucho, tanto que ha nacido mi primera obra completa de teatro.
Hemos hecho talleres para los peques y presentaciones vía Facebook e Instagram, entrevistas on-line y entrevistas de radio por teléfono. Así que bueno no hay que parar, aunque estemos en casa.

RP ¿Proyectos a corto plazo?
SE: Los proyectos a corto son: primero presentar las obras que teníamos previstas para este año y no han podido presentarse como el segundo volumen “Cuenta hasta tres” de la trilogía “Arte Invertido”, el poemario “Vive” que se iba a haber presentado en forma de espectáculo en el teatro Cervantes de Alcalá de Henares, y los cuentos infantiles “La peca de la tierra” con el que nos aventuraremos en teatro musical infantil y “Donde crece el arcoíris” un cuento precioso que será presentado con títeres.
Me encantaría llevar el espectáculo que hicimos con Revuelta a todas las comunidades autónomas y que no se quede solo aquí en Madrid.
Y ya, por último, y sé que esto sería un sueño hecho realidad, pero que haríamos sin soñar y perseguir esos sueños, representar en un gran escenario, la obra de teatro “VENTANAS” que he escrito en estos meses de cuarentena.
RP: Gracias Sandra por acercarte a nosotros.
SE: Gracias a vosotros por querer compartir conmigo un espacio en Proverso. Gracias siempre a los que sabéis escuchar.

post image

MABEL ZAVES: «LA POESÍA ES LA FUERZA INTERIOR QUE IMPRIME AL POETA, LA NECESIDAD DE COMUNICARSE CON LOS DEMÁS.»

Por: Isabel Rezmo


Estos días de confinamiento, nos obliga a mantener un análisis de nuestras emociones, de lo que hemos hecho antes de que se imponga esta «normalidad». Hemos querido desde la tranquilidad de estos días, en el que se han suspendido actos poéticos, y culturales, hablar con los poetas de forma más íntima, y valorar un poco su trayectoria, sus impresiones.

Hoy traemos a la poeta sevillana Mabel Zaves, una poeta con una trayectoria importante en cuanto encuentros e intercambios poéticos y culturales con el norte de Marruecos. Hemos querido presentarla a nuestros lectores de Proverso:

Mabel Zaves nació en Vícar, Almería (España) y dio sus primeros pasos en la poesía con el Primer Premio en el XII Concurso Juvenil de Literatura de Almería. Reside en Sevilla.
Es autora del poemario Espejos Convergentes (2013), participa como coautora en Fotografía en verso (2014), en Encuentro de los poetas del Mediterráneo (2014), en las antologías Grito de Mujer de Cádiz (2015), IV Recital Sierra Morena Poesía (2015), Quejío, Córdoba con Grito de Mujer (2015, 2016 2017, 2019), Úbeda (2015, 2017,2019).

Ha publicado en la Revista Multilingüe ILA en árabe y español (Tánger, 2013-2015) y en la Revista Jordana Qabaqaosayn (Amman, 2019). Asistió al Primer Encuentro Internacional de Poesía Multiétnica Al-Ándalus Plural y el Mabreb (Sevilla, 2012), al Primer Encuentro de Poetas del Mediterráneo (Tánger, 2014), al 8º y 9º Encuentro Internacional de Poesía y Artes Plásticas (Guercif, 2015, 2016), al II, IV y VI Encuentro Internacional de Poesía (Úbeda, 2015, 2017, 2019) y a la VI Edición del Festival de Poesía del Mediterráneo (M’diq, Tetuán, Marruecos, 2019).

Actualmente, es miembro de AUTORES en La Sala El Cachorro y en La Sala Akelarre de Sevilla. Participa de forma activa en eventos poéticos, culturales, humanitarios y solidarios.

Ell es la expresión de que la poesía es sobre todo comunicación y aprendizaje.

RP: ¿Qué es para ti la poesía? ¿Cómo influye en tu día a día?

MZ: Para mí la poesía es la fuerza interior que imprime al poeta la necesidad de comunicarse con los demás utilizando la palabra como vía en la composición artística, que puede versar tanto sobre la belleza como sobre la anti-belleza del mundo que nos rodea.

Pienso que los poetas tenemos una sensibilidad especial y una necesidad de comunicarnos que está siempre presente y marca nuestro día a día.

RP: ¿Autores que te hayan marcado?

MZ: Homero, Gustavo Adolfo Bécquer, Federico García Lorca, Miguel Hernández y Antonio Machado

RP: ¿Cuál es el último libro que te has leído?

MZ: La antología poética El último apaga la luz y Poesía y antipoesía de Nicanor Parra. Los he leído varias veces durante el confinamiento. Unas lecturas que recomiendo.

RP: ¿Cuál es tu opinión de la poesía actual? ¿Como ves el mundo poético que te rodea?

MZ: En la poesía actual observo dos tendencias: los poetas que escriben siguiendo la métrica y el ritmo del verso y los poetas que consideran estos aspectos desfasados y que no los siguen en su escritura.

El mundo poético que me rodea es muy diverso y observo la existencia de agrupaciones y/o asociaciones que intentan crear escuela en el entorno que se mueven, aunque permiten cierta permeabilidad y se produce el trasvase entre ellas en cuanto a algunas de las publicaciones y actos organizados, junto a otros poetas que son más independientes y que van más por libre.

RP: Has asistido a eventos en Marruecos, mantienes o has mantenido una estrecha relación y de intercambio cultural ¿Cómo se vive la poesía allá?

MZ: En septiembre de 2012, entré en contacto con la poesía marroquí a través de un evento organizado en Sevilla, al que asistieron varios poetas de Marruecos. Desde entonces mantengo un contacto estrecho con algunos de ellos: Mohamed Ahmed Bennis y Fatima Zahra Bennis, ampliado después a Hafid Elmtouni y Hanan Shahin, que me ha abierto las puertas a tener un intercambio poético-cultural constante con Marruecos y con otros países árabes, participando en varios Encuentros Poéticos en las ciudades de Tánger, Guercif y Tetuán (y estando invitada a otros países que no pude asistir por impedimentos laborales), con poemas bilingües en árabe
y español.

Desde entonces, mantengo una colaboración especial con el poeta marroquí Mohamed Ahmed Bennis, con el que he colaborado supervisando algunas de sus traducciones al español y él traduciendo algunos de mis poemas al árabe. También he publicado poemas bilingües, español-árabe, en varias revistas digitales de Marruecos, Jordania y Egipto. Igualmente, inicie la escritura de un poemario bilingüe con Hafid Elmtouni que al final decayó, aunque la primera parte fue dada a conocer en un Encuentro en Guercif.

La poesía en los países árabes es todo un acontecimiento sociocultural, con apoyo económico para los Festivales y Encuentros que se celebran allí, para que puedan participar poetas de otros países y es una verdadera fuente de intercambio muy enriquecedora. Se genera una corriente muy positiva entre los poetas participantes, creando lazos que perduran en el tiempo.

RP: ¿Crees que existe una buena conexión cultural entre ambos países?

MZ: Pienso que sí, que se producen encuentros muy enriquecedores y con cierta regularidad entre ambas culturas, principalmente fomentadas desde las ciudades andaluzas y desde las ciudades del Norte de Marruecos, a través de asociaciones y organismos hispano-marroquís-árabes.

RP: Estos días que hemos vivido un periodo de pandemia y confinamiento, ¿crees que hemos vuelto a reencontrarnos con la emoción pura sin aditivos, sin elucubraciones?

MZ:Pienso que los días vividos en confinamiento han servido para reflexionar y reencontrarnos con nosotros mismos, en estado puro, sin aditivos ni edulcorantes, lo que no quiere decir sin elucubraciones, ya que esto último lo estamos observando en una parte de la población en el proceso de desescalada.

RP: Una vez que volvamos a la normalidad ¿En qué modo cambiará nuestra manera de comunicarnos?

MZ: En mi opinión, estamos desarrollando una cierta desconfianza hacia los otros por el miedo al contagio, que va a marcar el mantenimiento de las distancias de seguridad durante un periodo indefinido cuando volvamos a la nueva normalidad, aunque hay un sector de la población que no es permeable a las medidas que se están tomando. De alguna forma, estas vivencias están haciendo que estemos cambiando nuestra forma de comunicarnos, ya que no somos inmunes al sufrimiento, aunque sea ajeno, padecido en las familias por la muerte de personas con Covid-19, aunque esto no es válido para todos los ciudadanos, hay una parte de la sociedad que vive de espaldas a estos acontecimientos y lo estamos observando a diario.

RP: ¿Proyectos, o planes que tengas desde el punto de vista literario o cultural?

Mz: Actualmente, estoy finalizando un poemario que inicié en enero de 2018, sobre el tema de la muerte y devastación que traerá al Planeta la forma de comportarnos como seres humanos.

Pensé que lo mismo el tema no encajaba con las primeras impresiones manifestadas desde el confinamiento, sobre “el nacimiento de una nueva humanidad”, que estamos viendo que no es real y que incluso se está radicalizando respecto a la situación anterior al confinamiento.

También estoy aprendiendo a tocar la guitarra para acompañar mis recitales poéticos en un futuro. Además, me había puesto en contacto con una asociación de Sevilla para ayudar a las personas sin hogar, como una forma de gratitud por lo mucho recibido de la sociedad durante mi etapa laboral, aunque con el confinamiento se ha quedado en pausa.

RP: Muchas gracias por tu tiempo

MZ: Muchas gracias por la invitación. Ha sido un verdadero placer colaborar.

post image

ALBERTO MORATE: LA POESÍA «ES UNA NECESIDAD»

Por: Isabel Rezmo


Proverso trae en este mes de confinamiento, la figura de un poeta cuya actividad en el teatro, en la poesía es muy activa. Pero sobre todo descubrimos en él la necesidad, la enseñanza y la posibilidad de cambiar la comunicación y la expresión. Vivimos un momento que nos planteamos si todo va a cambiar en este sentido. Y puede que la poesía, la literatura el arte en general, nos de nuevas esperanzas o nuevas respuestas.Hablamos con Alberto Morate. Lleva una vida plenamente entregada a la literatura. Dio sus primeros pasos adaptando guiones y dirigiendo obras de teatro. Nació en Madrid. Es Poeta, Dramaturgo, Profesor de Lengua y Literatura, Director de Escena y cronista de teatro.Tiene publicadas varias obras de teatro en editorial CCS: “Voces Unidas” (2006), “Juan quiere tener miedo” (2007), “Alegorías” (2009), “El avión de papel” (2012), y en la Editorial Académica Española “Miguel Hernández, poeta” (2020)

Poemarios como: “Palabras sin título”(Editorial AMS – 1980), “Poseía Poesía” (Ediciones Alféizar – 2017), ”Del Haz y del Envés” (Editorial Poesía eres tú, 2016). “Epigramas de la Luna desnuda” (Círculo Rojo, 2018), “He llamado hacia nunca” (Grupo Tierra Trivium, 2019), “Amplexos, buces, zalemas y lamentos” (Editorial Chiado, 2019), “En un momento” (Editorial Autografía, 2020). En preparación para junio 2020 “Quien lo probó lo sabe” (Tierra Trivium)

En Editorial Bubok en formato digital tiene otra obra de teatro “A franquear en destino” que ganó el XIV Premio de Teatro de la Escuela Navarra de Teatro y un relato, “La estatua de Lope de Vega”. Ha dirigido multitud de Grupos de Teatro destacando entre ellos: Getam, Trivium, Grapa de Teatro, Érase una vez…, Disparate, y actualmente dirige el grupo “Ensayos”. Fundó en el año 2010 el grupo de teatro-poético-musical “Compañeros del Alma”, como dramaturgo, director y actor. Participa en varias antologías poéticas y Encuentros de poesía desde hace años. Es el organizador del Domingo Poético de la Casa de Córdoba en Madrid, con la participación de más de 45 poetas. Ha ganado el Primer Premio “Versos que calan” (2012) organizado por Verbalina, Poetap y Prosalus (Toledo). En Marzo de 2019 publicó la obra “He llamado hacia nunca”, y ahora nos trae “Amplexos, buces, zalemas y lamentos”. En octubre de 2019 ganó el Primer Premio del III Certamen de Poesía Internacional Maribel Sansano y Ámbito Cultural de El Corte de Inglés de la ciudad de Elche con “En un momento”, recientemente publicada por Editorial Autografía.

Para Alberto La poesía es “una necesidad”, pero no sólo escribirla y leerla como alimento del alma, sino “sentirla en lo que ves”, ya sea en “una hoja del parque o una nube del cielo”.

RP: Buenas tardes Alberto, un placer asomarte a Proverso, ¿De dónde nace en el poeta la necesidad de expresar? ¿En tu caso como se manifiesta? ¿A qué o a quién responde esa necesidad vital de expresar?

AM: Un placer y un honor para mí que contéis conmigo para hablar de poesía y literatura. En mí, la necesidad de expresarme poéticamente nace desde preadolescente con 12/13 años. Ya leía a León Felipe, y me entusiasmaban los sentimientos que transmitía. Yo, personalmente, necesito escribir, más que una actividad es una necesidad, un deseo imperioso que puedo ver cumplido cuando escribo. Desde siempre he tenido esa necesidad, bien a través de la poesía o del teatro.

RP: Has publicado teatro y poesía, ¿Cuál de las dos vertientes te inclinas más o las dos forman un equilibrio con su propio espacio dentro de ti? ¿Es difícil separarlas?

AM: Es difícil separarlas. Si bien es cierto que durante muchos años me he centrado más en el teatro, porque era lo que me daba de comer. Es decir, me he ganado la vida dando clases de dramatización y dirigiendo obras, por lo que mi actividad principalmente estaba relacionada con los textos teatrales. Al no encontrar los que se adaptaban a mis grupos, yo mismo los escribía. Pero en ellos ya incluía poesía también. Cuando mi actividad teatral ha disminuido, me he dedicado más de lleno a la poesía y de ahí que en los últimos años casi todas mis publicaciones sean poemarios. Pero nunca dejé de escribir poesía. Tengo, como se dice, cajones llenos con poemarios inéditos y poemas sueltos. En cuanto a que es difícil separarlas, a la vista está en que mi última obra de teatro publicada es precisamente sobre la vida y obra de Miguel Hernández.

RP: ¿Cómo llegaste a ellas?

AM: Llego al teatro por necesidad, (y por pasión, claro), ya que se convierte en mi profesión. Y a la poesía no es que llegue, es que está dentro de mí desde bien pequeño.

RP: ¿A la hora de escribir teatro quién o quienes han influido en ti? ¿Yen la poesía?

AM: En teatro, indudablemente, Lorca, poeta y dramaturgo, aunque Lope de Vega me entusiasma, así como aquellos autores de denuncia social del siglo XX, Buero Vallejo, Muñiz, Sastre. En poesía no puedo dejar de nombrar a mi primer poeta, León Felipe. Pero, además de Lorca y Hernández, Pedro Salinas, toda la generación del 27, en general, y Neruda, Blas de Otero, el gran Ángel González, Goytisolo, en fin,… son tantos.

RP: ¿Cómo ves la actualidad poética actual?

AM: Creo que está en alza, desde luego. Las redes han contribuido mucho a ello, afortunadamente. Pero, ojo, no confundamos poesía o poética con escribir diarios más o menos sentimentales de gente que cree que escribe poesía solo porque lo hace en versos, en decir, en líneas más o menos corta, pero solo nos cuentan lo que se les pasa por la cabeza. Debe salir del corazón y de la sangre. La poesía debe tener emoción, pero también cadencia, ritmo, esencia, y no hablo necesariamente de rima. Aún así, se sigue vendiendo, comprando, leyendo,… poca poesía. Aún me encuentro gente que me dice, “es que yo la poesía… como que no la entiendo”.

RP: Desde tu experiencia con los chavales, ¿Crees que el teatro tiene que adaptarse o crees que no se usan las herramientas necesarias (lo mismo que en poesía) para hacerlo más dinámico o accesible? ¿Falla el sistema, falla el planteamiento?¿Cómo lo ves?

AM: El teatro tiene una gran ventaja que parece que los prebostes de la educación no se dan cuenta. Es dinámico, se pueden dar otras materias, engloba otras artes (música, danza plástica, tecnología,…), desinhibe y modera a los hiperactivos,… solo le veo ventajas al teatro, debería formar parte del currículo escolar y no ser solamente una actividad extraescolar. En cuanto a la poesía, hay que prescindir más de datos, esquemas, e ir al alma, a lo que se quiere expresar, a que aprendan a leerla y sentirla.

RP: Con el bombardeo constante de información y nuevos canales donde procesar lo que sentimos y expresamos ¿Crees que estamos perdiendo calidad en la comunicación y en la expresión? ¿Dónde puede residir el peligro y el equilibrio?

AM: Pienso que la oportunidad de canales e información para degustar y participar de la expresión y la comunicación, la poesía, el teatro, la música, es buenísima. Solo le veo el inconveniente de la inmediatez. Es decir, se lanza y pronto pasa al olvido, tiene una fecha de caducidad muy rápida. Y por otro lado, de duración, de extensión. Si haces cosas muy largas la gente no las lee, nos la ve, no les interesa. Cuántas veces oigo eso de “¡uy, qué largo”, y me refiero no solo a poemas y libros, a todo tipo de manifestación artística.


RP: ¿Cómo estás viviendo las consecuencias de la pandemia, desde el punto de vista emocional, y comunicativo?

AM: Esto es una cuestión de mentalidad. Es verdad que nos ha venido un poco de sopetón, que no lo habíamos vivido nunca. Que puede dar la sensación de enjaulamiento, pero no. Es cuestión de adaptarse, de ver el lado positivo, de no desesperarse. Sé que no es fácil, por eso digo lo de mentalizarse. Hay que saber sacarle partido al aislamiento, a las horas libres, a la introspección,… no nos han cercenado la capacidad de comunicación, aprovechemos para hacer otras cosas o hacerlas más intensamente que antes. Ya nos desquitaremos. Y la capacidad de creación tampoco debería verse mermada.

RP: ¿Crees que ahora más que nunca la poesía tiene más sentido y responsabilidad?

AM: Totalmente. Constato que hay gente que necesita esa poesía, esos versos de aliento, esa aproximación emocional, ya que corporal no la podemos tener. La poesía, la música, el arte, en general, en ahora cuando más sentido adquiere. Porque no hay que buscar una respuesta crematística, sino de solidaridad.

RP: ¿Qué proyectos se han quedado “esperando” por esta situación?

AM: He tenido que suspender varios actos de presentación, encuentros, recitales, ferias del libro. Pero ya se harán, cuando sea el momento. Y, como decía mi abuela, si no pueden hacerse, es que no estaba por la labor.

RP: Para terminar, nos gustaría pedirte un verso, un poema cortito para los lectores de Proveso.

AM:
Hay tres gotas en mi cuerpo:
una de sudor por el esfuerzo.
Otra, una lágrima,
(siempre la llevo dentro)
y la tercera
es una gota de agua
que parece un espejo.
En él me reflejo
y estás tú y está el universo entero.

RP: Gracias por tu tiempo, por asomarte a esta ventana literaria.
AM: Gracias a vosotros por defender y difundir la poesía con pasión y con empeño. Un abrazo.

post image

JOSÉ ANTONIO FERNÁNDEZ: LA ELEGANCIA DEL VERSO.

Por: Isabel Rezmo


Proverso se abre a una nueva entrevista que ofrece a sus lectores, para acercarlos a la poesía de los autores que cada mes mostramos.
Córdoba irradia algo especial. Sus calles, su historia, sus gentes. Ir a Córdoba es exhalar el azahar, amar sus patios. Reconocer, descubrir su pasado, su gloria. Es pensar en Julio Romero de Torres, es pensar en el legado de Maimónides, escuchar el flamenco en cada esquina.
Es recordar la poesía de su hijo más ilustre Luis de Góngora:

Oh excelso muro, oh torres coronadas
De honor, de majestad, de gallardía!
¡Oh gran río, gran rey de Andalucía,
De arenas nobles, ya que no doradas!

La lírica cordobesa ha sido enorme. Ha dado importante nombres que quedan para siempre, en la memoria colectiva e individual: Pablo García Baena Ángeles Mora; El escritor y traductor Manuel Álvarez Ortega,, Juana Castro o Pablo García Casado .
Sin embargo nuestro invitado de hoy también merece una atención especial. Hoy os presentamos un diálogo con el poeta José Antonio Fernández García.
Su poesía emociona. Una escritura sencilla, melódica. Versos muy pausados que claman en la mente, asaltan y te conmueven. Constituye la elegancia en el verso, un lirismo puro y rítmico. Tal como afirmó el jurado que le otorgó el XXVII premio de poesía Acordes, el más antiguo de la provincia de Córdoba:
«En Jose Antonio se reconoce el triunfo de lo cotidiano y la sentimentalidad, apreciando la influencia de Javier Egea, desde los primeros versos, en un poemario crítico, que también bebe de la poesía social de Blas de Otero y Gabriel Celaya. La obra está escrita en un tono emotivo y romántico, que se asemeja a los poemas de Cántico, la mejor poesía cordobesa de siempre,pero trascendido y reactualizado con una gran frescura y autenticidad.«

José Antonio Fernández García es natural de Luque (Córdoba). Diplomado en filología francesa y licenciado en Psicología. Galardonado con el primer premio y edición de la obra en la VIII edición de los premios Luis Carrillo de Sotomayor, publicando el poemario Sinceramente Humano (Divagaciones, confesiones y diálogos). Finalista en el concurso internacional Horizontes literarios de poesía y narrativa. Finalista y cuarto premio en el certamen internacional de poesía Párrafos sin límites, celebrado en Córdoba, Argentina, publicando cuatro poemas.

Ha publicado en diversas antologías.
Finalista en el I Certamen nacional de poesía Cimientos.
En el año 2015, publica el poemario, Momentos de par en par, en la editorial Estratega.
Ha colaborado en las revistas literías: Ánfora Nova, Suspiro de Artemisa, Ababol, Sopa de ornitorrinco, Papel literario y Sierranueva.
Publicación del libro Luz en la penumbra. 7 poetas cordobeses con la Unión Nacional de Escritores a la cual pertenece.
Participa en la ANTOLOGIA QUEJÍO. CÓRDOBA CON GRITO DE MUJER en los años 2016 y 2017.
Participa en la antología Los nudos del tiempo III. Participa en la antología I y II y III Encuentro de Versos Solidarios.
Participa en las Antologías Los Nudos del tiempo III y Homenaje a Ricardo Molina, Homenaje a Juana Castro, Homenaje de Soledad Zurera, todos ellos con el Ateneo del Córdoba.
Ha participado con la revista literaria Ánfora Nova con un poema, en la celebración de su 30 aniversario.
Ha participado con tres poemas en el número 40 de la revista literaria de Granada Alhucema Coautor en la publicación del poemario Humanamente poético, editorial Estratega.
Publicación de Náufrago en ti en 2018, y A bordo del mar, en 2017 con la editorial Detorres editores.
Ha publicado en la antología colectiva El amor es como el mar.
En abril de 2019 es galardonado en el XXVII Premio Nacional de poesía Acordes, con el libro Paisajes.

RP: Buenas tardes José Antonio es un placer tenerte en PROVERSO. ¿Escribir es una necesidad vital?
JAF: No sé si es una necesidad vital, pero existencial sí lo creo. Y artística. Hay momentos en que uno necesita arrancarse “eso” extraño y maravilloso que le arde a uno por dentro, que te quema a veces, que te alivia otras, y sientes que debes abrir la ventana y darle luz, forma y aire para compartirlo. En el caso de escribir poesía, no basta con arrancarlo, hay que hacerlo de un modo rítmico, con delicadeza y con amor y trabajo, incluso cuando es una mala espina, para que no chirríe en los ojos de quien lo lea.
Conforme pasan los años, y uno continúa en esto del verso, el nivel exigencia también crece, y también el de aprender. Por eso considero que es importante leer, aunque sea poesía que está muy lejos de la manera particular que uno tiene de entenderla.


RP: ¿En qué momento de tu vida descubriste la poesía?
JAF: La poesía la descubrí a edad temprana, en tercero o así, y leyendo a Bécquer. Desde ese momento tenía claro que yo sería poeta.


RP: Se dice que la poesía es simplemente trasladar nuestras emociones a un papel ¿Existe algo más allá de ese hecho? ¿O su papel es así de simple?
JAF: En mi caso, el poema, antes de llegar al papel pasa por un largo de recorrido de vicisitudes. La mayoría de las veces, el origen suele situarse en domingo por la mañana, y después de una largo paseo por las calles de Córdoba, o Cádiz o Fuengirola, donde me detengo en plazas, paseo por calles poco concurridas, contemplo el mar o visito lugares más o menos sagrados, pero repletos de una energía única que observo o vivo, incluso en las carnes del prójimo…Después de esa singladura, me detengo, busco un banco y plasmo ese instante en versos. Esas primeras impresiones las llevo al papel, y durante una o dos semanas les voy dando forma, ritmo, una medida si el poema creo que lo requiere, añado o quito, visto o desvisto, o completo, y luego lo dejo reposar…Y tras un reposo de una semana, lo leo en voz alta, y es entonces cuando al ponerle voz, en caso de estar más o menos satisfecho lo bautizo como poema.


RP: ¿Autores que te hayan influido?
JAF: Hay muchos poetas que me han influido. Por ejemplo Blas de Otero. Pero también, y mucho, Javier Egea, José Antonio Ramírez Lozano, Alejandro López Andrada, Eduardo García o Álvarez Ortega. Leo mucho a mis coetáneos, de quienes aprendo y comento. Siempre hay
que tener abierta la puerta del aprendizaje y de la emoción.


RP: A la hora de escribir ¿Cuál es tu fuente de inspiración?
JAF: Mi fuente de inspiración puede variar: desde algo que observo, hasta un poema de alguien que leo en ese momento y me conmueve. O sencillamente siento. Y según sea la inspiración de ese día o de ese instante, suelo hacer uso de dos maneras distintas de enfrentarme al trabajo: o con poemas que llamo de “pellizco”, que suelen ser cortos e intimistas, de paisaje interior; o bien nace un poema, digamos, más extenso y descriptivo sobre acontecimientos que me han salido al paso, que me han dolido o inquietado o sencillamente me ha fascinado, y que plasmo luego en la hoja de papel.


RP: Dentro de los círculos poéticos (encuentros, recitales, publicaciones…) ¿Cómo ves el presente actual? ¿Qué necesidades y qué elementos negativos has observado?
JAF: El presente actual es de lo más alentador. Esos encuentros es una manera de compartir versos y experiencias con otros poetas, y también de viajar. Los Encuentros de Úbeda, Cabra, Priego u Osuna han sido experiencias de lo más gratificante a nivel poético y personal. Sobre lo negativo, no lo veo. La pena esté tal vez en no poder asistir a algunos por su lejanía.


RP: ¿Un libro qué te guste especialmente? ¿Un verso?
JAF: Hay muchos libros que me han gustado especialmente, pero por nombrar alguno Yesca de José Antonio Ramírez Lozano. Sobre un verso, cualquiera de Javier Egea. Vino primero frívola –yo niño con ojeras-


RP: ¿Cuál es la base para un buen poema?
JAF: La base es llevarlo dentro, luego leer, trabajar y “perder” tu tiempo trabajando el poema. Porque un poema, a mi modo de ver, no es soplo que se lleva al folio. Hay que hacerlo poema. Las imágenes, la musicalidad, el provocar emociones son algunos de los elementos que procuro deliberadamente a la hora de trabajar.


RP ¿Hasta qué punto es deseable que un poema sea sencillo, desnudo, corto?
JAF: Cada vez me inclino más por la sencillez en las palabras cuando escribo versos de experiencias “de puertas afuera”, de acontecimientos que veo y me han impresionado y con los cuales, en cierta manera, procuro darle un matiz de corte social o crítico. En los poemas intimistas soy más meticuloso e introvertido a la hora de desnudarme, tal vez porque son “sorbitos” de alma, y cuesta mostrarlos.


RP: ¿crees que tu poesía sirve o puede servir como terapia para tus lectores y/o para ti mismo?
JAF: Voy a confesar algo. Cuando me dicen que un poema mío ha besado el alma, me emociono. No procuro que sean terapéuticos. En absoluto. Pero sí me haría muy feliz que mis versos sean manoseados y exprimidos, y si con alguno de ellos consigo darle voz a un sentimiento que alguien tiene y no sabía traducir, me doy por satisfecho. Hay poemas de corte de social, y ahí pretendo abrir conciencias; en los íntimos o de “pellizco” darle voz al alma; en los poemas emotivos, emocionar. Y poco más. Y siempre con un ritmo y una cadencia. No entiendo los versos narrativos.


RP: Para terminar, algo que desees añadir.
JAF: Gracias a esta entrevista tan íntima, y que me ha servido tal vez para conocerme incluso a mí mismo


RP: Gracias por ofrecer este ratito de tiempo para Proverso.
JAF: Gracias a Proverso por esta interesante entrevista.

 

post image

JOSE PEDRO JIMENEZ: «CONSIDERO UNA UTOPÍA QUE LA MÚSICA OCUPE SU VERDADERO LUGAR EN LA SOCIEDAD, TANTO EN LA EDUCACIÓN COMO EN OTROS ÁMBITOS»

Por: Isabel Rezmo


La música es la hermana de la poesía. Según Ignacio Martínez Madrigal pese a que el ser de la música y el ser de la poesía son distintos, tanto por su origen, sus métodos y procedimientos, hay instantes de revelación o de creación en los que la música desemboca en la formación de un universo poético, y momentos en que la poesía propicia y da forma a un contenido o universo musical. A través de la historia de la cultura muchas de las obras maestras de la música han partido de un texto o un contexto literario, sin embargo, muchas otras obras también grandiosas han partido de un punto únicamente musical. Podemos ejemplificar esto partiendo de la audición y conocimiento de dos obras muy conocidas, la Sexta Sinfonía de Beethoven llamada “Pastoral”, cuya expresividad es la poetización de lo que acontece en el campo. De forma contraria, podemos poner la Octava Sinfonía, del mismo autor, donde la música es creada desde sí misma y no expresa absolutamente nada literario o visual y es considerada como ejemplo de “música pura”.

Una sola palabra es capaz de desencadenar todo un contexto musical y sería un proceso sin fin esta relación; asimismo, una nota musical, un motivo o un timbre de cualquier instrumento, contextualizándolo de determinada manera, puede desencadenar una serie de pensamientos poéticos, filosóficos, sociales, retóricos, etc., y también expondrían un sin fin de posibles relaciones entre palabra y música.

John Cage afirma: “en mi opinión, la poesía no es prosa por la sencilla razón de que la poesía está, de un modo u otro, formalizada. No es poesía por motivo de su contenido o ambigüedad, sino porque permite que se introduzcan elementos musicales (tiempo, sonido) en el mundo de las palabras”.

Cualquier cosa escrita o dicha, nos sugiere un ritmo o nos refiere cierta entonación. Cualquier melodía, como sea, nos hace pensar e imaginar tantos universos como sean posibles. Cada mente ratifica estos hechos momento a momento y son tan variados como pensamientos existen en el universo. Según Humberto Eco, las obras literarias nos invitan a la libertad de la interpretación, porque nos proponen un discurso con muchos niveles de lectura y nos ponen ante las ambigüedades del lenguaje y de la vida.

Hoy en Proverso dentro de esta unión entre música y poesía vamos a fijar nos en la figura del cantautor.

Un cantautor es aquel que canta, y le pone música a sus propias creaciones. Reúne las cualidades de poeta, músico y cantante, o sea una gran capacidad de expresar en bellas o impactantes palabras, sentimientos o hechos, y, a la vez, posee conocimientos musicales y una voz privilegiada y educada para el canto.

Si bien en general los autores de canciones y quienes las entonan no son los mismos, a veces, existen esta posibilidad de reunir ambos dones.

Los cantautores, que frecuentemente son solistas, pueden elegir temáticas variadas en sus repertorios. Puede tratarse de temas románticos, de protesta social, o filosóficos.

Podemos mencionar a Serrat, Joaquin Sabina, Fito Paez, Silvio Rodriguez, Luis Pastor….La lista es inmensa. personas que han establecido un vínculo sagrado y único que han hecho del texto una melodía, y de una melodía  pura poesía y belleza.

Vamos a quedarnos en Baeza, en Jaén.  Vamos acercarnos a ese trabajo  a veces solitario  pero también  compartiendo momentos con los compañeros, con la poesía y la música.

Jose Pedro Jimenez nació en Madrid hijo de baezanos se vino a su tierra de origen donde reside con su familia, y donde trabaja y se dedica a su gran pasión que es la música. Baeza Ciudad patrimonio de la Humanidad junto a Úbeda, apenas separadas por 8 km. Ciudad Machadiana,  pues  el poeta Antonio Machado dio clases de Francés en la antigua universidad, hoy sede del Instituto de Ed. Secundaria Santísima Trinidad. Ha realizado multitud  de eventos, presentaciones, recitales.

Ha puesto música a los grandes maestros como Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Jorge Manrique o Miguel Hernández. Ha puesto voz y música a diferentes poetas tanto de Jaén como fuera de ella. Ahora promociona su último CD  cuyos beneficios serán íntegramente donados a la Asociación Jienense    de Esclerosis Múltiple.

RP: Buenas tardes José Pedro, es un placer tenerte en Proverso.¿Cómo se lleva el hecho de ser químico y a la ver atraerte el mundo de la música y la poesía?  Se supone que hay un punto contradictorio entre las letras y la ciencia condenadas a no entenderse…¿Cuándo descubriste que la música era tu vocación?

JPJ: El placer es mío. Mi pasión hacia la música tanto en la escucha como en la necesidad de aprenderla es muy temprana. Sin embargo, a finales de los años 70 y en un barrio obrero de Madrid, las cosas eran distintas y el acceso a la música no era tan sencillo. Mi padre me compró mi primera guitarra cuando tenía 14 años, y desde entonces comenzó esta aventura. Respecto a la decisión de estudiar una carrera de ciencias, fue algo más pragmático que una verdadera vocación.

 RP: La poesía también forma `parte de tu vida ¿cómo llegaste a ella? ¿Cómo te influye   al hacer tu propia música?

JPJ: Desde niño he sido aficionado a la lectura, aunque me imponía respeto la lectura de poesía. El destino y la invitación de un compañero, José Manuel Ortega, me llevó a participar en el II encuentro Internacional de poesía en Ubeda, y desde aquel día surgió un flechazo con la poesía que espero perdure para siempre. Leer a los grandes poetas clásicos, y también a nuestros contemporáneos, me creó una nueva conciencia acerca del compromiso del autor de canciones y el contenido de los textos. La letra de una canción es un género distinto de la poesía, es más flexible y directo, pero después de esta etapa vivida, de una forma inevitable mis letras son más elaboradas que anteriormente.

RP: ¿Dónde se une la poesía y la música?¿Cuando surge la chispa entre ambas?

JPJ:Creo que de algún modo siempre han estado unidas, si entendemos que todos los textos desde la tradición oral tienen una carga poética. En algún momento de la historia los caminos de la música y la poesía se separaron, pero en las canciones desde varias décadas atrás hay letras de canciones con un gran contenido poético, aunque no sean considerados poemas en sí mismos. Ahí tenemos el caso de Bob Dylan con un premio Nobel.

En España a partir de la década de los 60 nos acostumbramos a venerar artistas de habla inglesa, donde, de una forma involuntaria nos estábamos perdiendo el 50% del contenido de la canción. Por eso reivindico hacer proyectos como este en el que la supremacía es del texto y la composición musical se adapta y se somete al poema.

RP: ¿Crees que la figura  del cantautor tradicional (rebelde, contradictorio, antisistema..) está en desuso?

JPJ: Se escuchan muchos comentarios en esta línea. Pienso que se confunde una palabra como cantautor con un movimiento que sucedió en un momento concreto de nuestra historia. En la lengua inglesa se utiliza un término como “songwriter” que aglutina muchos más tipos de artistas y compositores. En cualquier caso, ese movimiento que he mentado hizo una gran labor en la divulgación de la poesía en los países de habla hispana.

RP: En la música ¿Artistas que  han influido en ti?

JPJ:Ante todo soy un gran amante de la música en una gran diversidad de estilos, desde jazz, rock, pop, canción de autor y muy especialmente músicas de raíz, como blues, folk, flamenco, etc.. Lógicamente, en mi faceta artística pueden ser más apreciables algunas influencias, aunque pueden surgir en cualquier momento cosas que provienen de los demás estilos.

RP: ¿La música es una utopía?

jpj: La música forma parte de la historia y de todos nosotros, desde nuestra infancia, adolescencia, y posterior vida adulta. La música nos transporta a momentos de nuestra vida muy puntuales, posee una magia muy especial. Considero una utopía que la música ocupe su verdadero lugar en la sociedad, tanto en la educación como en otros ámbitos. Hoy en día una parte muy importante de la música presente en los grandes medios es música de “consumo rápido”.

RP: Si tuvieras que elegir una canción que significara para ti algo, ¿Cuál sería?

JPJ: Hace tiempo que pienso en esto, buena pregunta. Hay días que creo que “Imagine” de John Lennon es la canción perfecta, tanto por una melodía universal como por el mensaje tan profundo que posee. Un canto a la humanidad no perecedero.

RP: Estás muy comprometido con los eventos solidarios, de hecho estás promocionando tu último proyecto un CD donde has musicalizado a poetas universales con poetas actuales, cuya recaudación será donada a la Asociación Jienense de Esclerosis Múltiple ¿Cómo surgió “Canciones Poéticas»?

JPJ: “Canciones poéticas” es una recopilación de mis mejores composiciones sobre textos poéticos. Sentí la necesidad de grabar este material cuando decidí cerrar esta etapa de composición. Por varias razones, cuando llegó el momento de editarlo, decidí que este proyecto debía tener un carácter social, y mi relación con AJDEM se remonta a muchos años.

RP: ¿Crees que en  la actualidad hay un mayor auge de este tipo de eventos y que ayudan a movilizar a la gente, a concienciarla antes los problemas?

JPJ: Creo que hay muchas personas y organizaciones trabajando en actos solidarios, y la respuesta es muy calurosa por parte de la sociedad. Sobre todo, puedo hablar de provincias como la de Jaén, un hecho muy destacable con las dificultades económicas que estamos atravesando desde el comienzo de la crisis, y agravada hoy en día por el bajo precio del aceite.

RP: ¿Tienes otros proyectos en mente?

JPJ: Sí, tengo textos propios que necesitan melodías, y algún proyecto relacionado con la literatura tradicional.

RP: Para acabar, una reflexión.

JPJ: Vivimos un momento en el que hay una eclosión de propuestas en lo que se refiere a la cultura de base, en sus distintas disciplinas, como música, poesía, pintura, audiovisual, etc…

Creo que no debemos caer en la trampa de la autocomplacencia cuando empiezan a llover las primeras gotas de reconocimiento, en medios como las redes sociales. Pienso que debemos esforzarnos en mejorar día tras día en la medida de los posible y con objetivos realistas, ya que no podemos dedicar a las artes todo nuestro tiempo. Aun así, como artistas debemos mirarnos al espejo sin piedad, para conseguir ofrecer lo mejor de nosotros.

RP: Gracias por asomarte a esta casa.

JPJ: Muchas gracias a vosotros por acordaros de este humilde músico.

post image

«NOS EQUIVCAMOS AL CONSIDERAR LA POESÍA COMO UN OBJETO COMÚN O VULGAR EN LUGAR DE CONSIDERARLA COMO UN BIEN PRECIOSÍSIMO»

Por: Isabel Rezmo


El arte, la literatura, está sujeta al amor incondicional ( en la mayoría de los casos) de quienes de forma altruista o de forma desinteresada , la cuidan, la trasmiten y lo convierten en centro de su vida y actividad.

La poesía es el género que lleva el peso de los sentimientos, de la utopía. Que nos proporciona herramientas  para  desarrollar actitudes de valor, comprensión, empatía, respeto, y también de conocimiento. El conocimiento de los autores que nos han precedido, es vital no solo para  perpetuarse en el tiempo, sino además para el aprendizaje. Todo autor  que se precie debe  tener un conocimiento de ese tesoro que nos han legado las generaciones anteriores, y por supuesto no perder de vista la actualidad. Ese es el equilibrio que supone dedicarte a ella consolidar su permanencia.

Igual ocurre como hemos mencionado con el arte en general.

Hemos aprendido a lo largo del tiempo que cuidar nuestro patrimonio es parte fundamental para poder asimilar, adquirir y entender un modo de vida, dejar el legado familiar, lograr proyectos futuros.

Hay una cita de Osho que nos dice: “Ser creativo significa estar enamorado de la vida. Sólo puedes ser creativo si amas la vida lo suficiente para que querer aumentar su belleza, sólo si le quieres traer un poco más de música, un poco más de poesía, un poco más de baile.”

Hoy en Proverso tenemos a una persona que toda su fuerza se dirige a cuidar una parte de nuestro patrimonio cultural y literario. Que ama, y siente el arte como una energía que desborda la piel, y la propia experiencia.

Enamorada de Bécquer,  defiende su legado  y promueve multitud  de actividades tanto en relación a su obra como otras de carácter literario (es actualmente la presidenta  de la Asociación Literaria “Noches del Baratillo” de Sevilla). Y hoy queremos acercarnos a su intensa actividad literaria y también  creativa,  ya que hablamos además, de que es poeta. Una gran poeta, colaboradora de esta casa. Hablamos con Pilar Alcalá García.

Nacida en Sevilla en 1962, licenciada en filóloga hispánica. Durante 12 años fue profesora de Italiano en el IDI de la Universidad de Sevilla. Actualmente es presidenta de “Noches del Baratillo” y secretaria de “Con los Bécquer en Sevilla”. Ha publicado artículos sobre la enseñanza del Italiano y sobre Gustavo Adolfo Bécquer, así como un capítulo en el libro SEM, Los Borbones en pelota, y poemas en las revistas Álora, la bien cercada y Estación Poesía. En 2015 obtuvo el premio “Voces Nuevas” de Poesía de la editorial Torremozas y el “Premio Nacional de Poesía Rumayquiya” en su X Certamen con el poemario “Adamar”. En 2019 ha publicado su segundo poemario, “Poemas de názora y azófar”.

RP: Buenas tardes Pilar, encantados de poder hablar contigo, ¿Qué es para ti el arte?        

PA: Buenas tardes y muchísimas gracias por haber contado conmigo y encantada de responder a tus preguntas.

Pregunta complicada. Para mí el arte es lo que me emociona. Es verdad que hay muchos tipos de emoción y yo la que prefiero es la que me hace sentir escalofríos, la que acelera mi pulso porque me siento invadida por una sensación de felicidad, la que me hace llorar y no de pena. Es cierto que a veces ante una “obra de arte” siento cierto rechazo, me siento incluso estafada, eso sería también un tipo de emoción, pero para mí el arte es la suma belleza, es no cansarte de mirar, escuchar, leer algo, es echar de menos ese algo porque se te ha metido en las venas.

Dijo George Bernard Shaw: “Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma”. Y estoy totalmente de acuerdo, porque el arte te salva porque te reflejas en él. A mí me pasa que, según mi estado de ánimo, prefiero un tipo de arte u otro, el que vaya en consonancia con mi alma, si estoy triste necesito escuchar una determinada pieza de Rachmáninov  porque me acompaña mientras lloro, hace que mi llanto fluya con menos dramatismo. Si estoy triste quiero arte triste, si estoy alegre quiero arte no triste.

RP: ¿Crees que vivimos una etapa en la que se comprende mejor la necesidad de cuidar nuestro patrimonio cultural y literario?

PA: Creo que hay una parte de la sociedad que está muy involucrada en temas y cuestiones culturales, pero también creo que hay otra parte a la que no sólo no le interesa la cultura sino que hasta la rechaza, no la valora y no la considera necesaria. Lo ideal sería que todos en mayor o menor medida contribuyésemos a mantener el patrimonio cultural pero por desgracia sigue siendo una cuestión algo minoritaria. También es verdad que el concepto de Cultura es muy amplio para algunos y más reducido para otros. A veces hay cosas consideradas cultura que a mí me parecen un atentado a la misma.

RP: Hay una frase de  Ossie Davis  que nos dice: “Cualquier forma de arte es una forma de poder; causa impacto, puede influir en los cambios: no sólo puede cambiarnos, sino que nos hace cambiar.” ¿El arte nos cambia, nos hace ser mejores o más críticos? ¿Cuál es tu impresión?

PA: Por supuesto que sí, el arte tiene mucho poder sobre nosotros, sobre aquellos que lo amamos, claro, sobre las personas con una sensibilidad exagerada, los hiperestésicos (¡qué palabra tan fea para definir un concepto tan hermoso!). El arte te puede hacer cambiar tu concepto de muchas cosas y, sobre todo, el arte te abre los sentidos, te abre el alma y creo que te hace mejor persona, entendiendo el arte como belleza. Ya lo dijo Dostoyevski, “La belleza salvará al mundo”. No sé si eso será así, pero desde luego sí que la belleza salva al hombre en muchas ocasiones, puede tratarse de una salvación en un momento puntual, y lo digo porque a mí me ocurre a menudo. Asistir al espectáculo de lo bello me libra de ciertas situaciones desagradables. La belleza, no entendida como un canon, claro está, cada uno tiene su concepto de belleza y lo que para mí es hermoso puede ser horroroso para otro. Pero se trata de que la belleza, individualmente, nos salve, sólo así podrá salvarnos colectivamente. Lo que es imprescindible es acercarse a ella con la inocencia de un niño. Alguien hablaba del arte como un estado del alma, pues eso, más claro, agua.

Sobre si el arte nos hace más críticos, no sé qué decir, pero me gustaría que nos hiciera más críticos con nosotros mismos. Es muy fácil juzgar a los demás, lo hacemos muy alegremente, lo difícil es juzgarse a sí mismo.

RP: ¿Cómo surge ese amor incondicional  a la figura de Bécquer? ¿Qué ha significado para ti?

PA: Surgió cuando estudiaba en el Instituto Gustavo Adolfo Bécquer y leí sus “Rimas y leyendas”. Tenía 14 años, una edad crítica en la que los sentidos están muy despiertos y muy receptivos, y fue una rima, en concreto la XX, (Sabe si alguna vez tus labios rojos…) la que hizo saltar algo dentro de mí, la que hizo que ese señor de cabellos rizados, paisano mío y que daba nombre al centro donde estudiaba, pasara a ser mi héroe. Nunca me gustaron los cuentos de hadas y princesas y creo que era porque estaba esperando a que apareciera Gustavo para que yo tuviera por fin mi lectura favorita. Años más tarde, en la facultad de Filología volví a encontrarme con el chico de nombre de rey sueco y volvió a desatarse la tormenta porque, además, tuve la suerte de que esta vez Gustavo llegara a mí de la mano de una persona maravillosa, el profesor Rafael de Cózar, él me abrió los ojos con Bécquer, me mostró a un Gustavo que nada tenía que ver con esa imagen ñoña que todavía muchos tienen de él. Se me abrió la curiosidad, no ya de una adolescente, casi lo era todavía, sino de una mujer que estudiaba para ser filóloga porque la literatura era y es lo que más amaba y ama en el mundo. Había encontrado a alguien, Gustavo, con quien quería llenar mis horas, quería saberlo todo de él, no sólo del escritor, sino del hombre. Me había enamorado. Y empecé a devorar biografías y estudios sobre él y empecé a sentirlo cada vez más cerca, incluso percibía que nos parecemos en muchas cosas (puedo estar equivocada, a lo mejor es la pasión que me ciega). Empecé a viajar para conocer cada lugar en el que estuvo y que le inspiró. Y pasó que quise transmitir mi pasión y mi amor por Bécquer a los demás, a sus paisanos. Y es que me daba pena y vergüenza ver que, por ejemplo, en Soria o en la zona del Moncayo, tienen a Bécquer entre algodones, le admiran y le respetan. Yo quería que en Sevilla pasara lo mismo, quería que todos supieran quién era Bécquer, porque siempre lo digo, a Bécquer todo el mundo le conoce pero es el gran desconocido. Se dicen y se escriben muchas tonterías sobre él, pero poco a poco algunos se van convenciendo de que no es un romántico ñoño, ni fue un muerto de hambre. Y lo más importante, hay que conseguir que todos le reconozcan su importancia en la literatura española. Bécquer cambió el rumbo de la lírica y menos mal que nos salvó de esa poesía anodina del XVIII de la que intentaron rescatarnos Zorrilla y Espronceda, pero sin mucho éxito. Salvo Rosalía nadie hizo nada. Y Gustavo lo revolucionó todo, el contenido y la forma, con sus asonancias que hacían presagiar el verso blanco, siendo el rey del hipérbaton… y se adelantó al concepto de poesía pura que luego llegaría de la mano de Juan Ramón Jiménez. Bécquer modernizó la lírica, la sacó de un letargo que duraba demasiado. Hoy Bécquer es considerado el primer poeta moderno y ya empieza a aceptarse que es un presimbolista, sin olvidar por supuesto sus textos románticos, que son de lo mejor de la literatura europea, pero las Rimas no son románticas, salvo alguna excepción. Sin Bécquer no tendríamos a los Machado, Salinas, Guillén, Cernuda, Montesinos, García Montero, Juan Lamillar y un larguísimo etc. De poetas. Todos los que escribimos somos hijos de Bécquer.

El acicate fue el encuentro casual o causal, en 2012, con el comisario de una exposición que se estaba preparando en honor a Bécquer y en cuya organización, al final, participé. Fue entonces cuando comprendí que tenía que pasar a la acción, creé la asociación “Con los Bécquer en Sevilla” y desde entonces y desde ella no paramos de hacer cosas en torno a Bécquer, en la medida de nuestras posibilidades.

Con Bécquer he llenado muchas horas de mi vida, no sólo con la lectura de su obra, sino intentando entenderle, intentando saber cómo fue ese hombre, y movilizando a mucha gente para hacerle homenajes.

RP: Estamos en el 150  año del centenario de su  muerte ¿cómo se está planteando este acontecimiento?

PA: Pues afortunadamente, muy bien. El año pasado contacté, como portavoz de la asociación “Con los Bécquer en Sevilla”, con el Ayuntamiento, el Ateneo, la Casa de los poetas y las letras, etc. y fueron muy receptivos por lo que durante el año 2020, que será “Año Bécquer”, habrá muchos actos en homenaje a los hermanos Bécquer. No olvidemos que Valeriano murió el mismo año que Gustavo, tres meses antes. No puedo dar más detalles porque todavía no se ha hecho público desde el ayuntamiento cuál será el programa de actos, y se me ha pedido discreción, pero sí puedo decir que va a ser un año de leyenda en el que todo rimará. Va a ser un año en el que la ciudad de Sevilla va a estar llena de Bécquer y dará a Gustavo y Valeriano todo lo que se merecen, porque no olvidemos que ellos hicieron mucho por Sevilla y la llevaron siempre en su corazón y en su obra. Por eso, aunque murieran en Madrid, su ciudad natal debe volcarse en este 150 aniversario. Y como tenemos la suerte de que reposen en el Panteón de Sevillanos Ilustres, los tenemos con nosotros, son vecinos de Sevilla.

Además, también desde la sociedad civil hay ganas de hacer cosas para homenajear a los Bécquer y eso es muy hermoso, eso demuestra el cariño que los sevillanos le tienen a sus paisanos. Hay gente que me contacta para decirme que se les ha ocurrido hacer tal o cual cosa, incluso quien me presenta un proyecto en muy avanzado estado de ejecución. Voy a ser optimista y voy a creer firmemente que este 2020 será un gran año para los hermanos Bécquer y para Sevilla.

RP: ¿Qué otros autores han influido en ti?

PA: Siempre he sido muy lectora,  sobre todo de poesía y tuve la suerte de contar con un gran aliado, con mi suegro, que me dio a conocer más poetas y más interesantes de los que conocía en las aulas de la facultad. Creo que en mi poesía no se nota la influencia de ningún poeta, ¡ni siquiera de Gustavo!, todas mis lecturas están muy diluidas en mis poemas. Hay autores que son imprescindibles para mí: San Juan de la Cruz, Pedro Salinas, Luis Cernuda, Ángel González, Julia Uceda, Luis García Montero, Ada Salas, por hablar de poetas españoles. También algunos italianos me son necesarios: Giuseppe Ungaretti, Salvatore Quasimodo, Mario Luzi, Alda Merini, Patrizia Valduga. Y más allá, mis adoradas Florbela Espanca y Wislawa Szymborska. Todos son poetas que releo continuamente, a los que recurro en momentos de desolación.

RP: ¿Crees que ahora  hay una actividad literaria más definida y  más intensa?

PA: Es un tema complicado. Hay mucha actividad pero no todo lo que se hace responde a una realidad literaria y mucho menos poética. Creo que a la Poesía se le está haciendo mucho daño porque hoy cualquiera se considera poeta y eso es un error gravísimo. Hay mucho egocentrismo en este mundillo pseudopoético. Yo misma digo siempre que me considero aprendiz de poeta porque la palabra poeta muy pocos pueden vestirla. Hay un ansia de llevar la poesía a todos sitios y creo que no hay que forzar las cosas, aunque no guste lo que voy a decir, pienso que no a todos tiene que gustarle la poesía, de la misma manera que no a todos nos gusta la novela policiaca. Creo que nos estamos equivocando al considerar la poesía como un objeto común o vulgar en lugar de considerarla como un bien preciosísimo. Hay que acercarse a la poesía como lo que es, algo delicado y frágil, una joya.

RP: La poesía es parte de tu vida, eres autora de varios poemarios, ¿cómo te ves a ti misma dentro de ella?

PA: Te diría que no me veo y acabaría rápidamente la respuesta. Lo cierto es que son los demás los que deben decir cómo me ven dentro de esa maravilla llamada Poesía y por la que siento tanto respeto, a veces creo que demasiado y es ello lo que me impide publicar más. Me asusta ser una ofensa para la Poesía, no me lo perdonaría, y por eso soy muy cauta a la hora de publicar. Soy perfectamente consciente de que mis poemarios no han aportado nada a la poesía, eso es algo muy difícil y que se produce en contadas ocasiones. Lo que sí sé es lo que la Poesía, incluso la que yo escribo, me aporta. Sin ella no podría vivir. Lo he dicho muchas veces, la Poesía para mí es una necesidad vital, como respirar, beber o dormir, pero de ahí a aportar algo para la historia de la poesía, hay un mundo. No olvidemos que ya todo está dicho en poesía, sin embargo lo que no está agotado es el cómo decir, la manera de expresar. Hay que ser muy original para hacer una aportación a la poesía, porque además para escribir antes hay que empaparse de poesía y por desgracia hoy son muchos los que tienen la insolencia de escribir sin haberse dado antes un banquete de poesía.

RP: ¿La poesía sigue siendo para un público minoritario?

PA: Para la inmensa minoría, como dijo Juan Ramón Jiménez. Que hoy día se hagan muchos actos poéticos o se publiquen muchos libros de poesía no significa que la poesía tenga un público de masas, de lo cual me alegro. Sé que tengo gustos bastante raros, y la verdad, prefiero la poesía en la intimidad que en grandes recitales. Intimidad que puede ser compartida con otros, pocos, que además tengan mis mismas inquietudes y gustos.

Creo que la Poesía debe tener algo de elitista y soy consciente de que mis palabras no gustarán. Y cuando digo elitista me refiero más a quienes la escriben que a quienes la leen. Todo el mundo tiene derecho a leer lo que le dé la gana, ¡faltaría más! Y todo el mundo tiene derecho a escribir lo que quiera, pero hay que poner un límite y ese límite está en el hecho hacer público lo que se escribe. Yo creo que cada vez hay menos pudor poético y todo el mundo se cree poeta. Me llama poderosamente la atención el hecho de que en un país donde pocos leen, casi todos publican. Con este tema podríamos estar páginas y páginas, porque aquí vendría a colación el mundo editorial, esos editores sin escrúpulos y sin conocimientos poéticos que sólo piensan en enriquecerse y de paso hacer daño a la Poesía. No todo lo que se escribe debería tener el derecho de ser publicado. En poesía no todo vale, como en cualquier otra disciplina artística. De ahí mis reticencias a publicar, no me prodigo mucho, sólo he publicado dos poemarios y todavía no estoy segura de que un tercero ve la luz, aunque ya esté escrito.

RP: Eres presidenta de la Asociación Noches del Baratillo, una institución muy arraigada en tu ciudad, ¿qué objetivos os estáis marcando para estos años?

PA: Me alegro de que me hagas esta pregunta porque precisamente este 2020 cumplimos 70 años. Somos la institución literaria decana de Sevilla y eso es una gran responsabilidad, después viene lo de ser un orgullo. Es una institución muy peculiar en la que convivimos personas de varias generaciones con maneras diferentes de sentir y escribir poesía. Todavía sigue frecuentando nuestras tertulias de los jueves alguien que ya estaba en el año 1950, cuando se fundó la institución por los poetas Florencio Quintero y Juan Sierra, entre otros, y cuando las reuniones se hacían en un almacén de chatarra. Eso es lo que le da un encanto y un cariz interesante a nuestra institución, lo que le da valor e importancia en el panorama poético sevillano. Desde los años 50 del pasado siglo Noches del Baratillo ha sido un ir y venir de poetas y un cambio a distintas sedes. En nuestra institución puede verse, en cierto sentido, cuál ha sido la trayectoria de la poesía sevillana. En una ciudad en la que tan difícil es cambiar las cosas, en nuestra institución creo que se va notando el aire fresco y la luz que empezaron a llegar con la reforma del local y que ahora están contagiando a quienes damos vida a esas cuatro paredes.

Llevo de presidenta casi dos años y he de decir que el camino no ha sido fácil, precisamente por esos cambios que eran necesarios y que no fueron bien recibidos por algunos demasiado anclados en lo de siempre. Poco a poco la institución va cambiando, tiene más luz, más alegría. Y quiero decir que estos cambios que vamos consiguiendo han sido posibles gracias a todas las personas que me acompañan en la Junta Directiva, pero sobre todo gracias al vicepresidente, Tomás Sánchez Rubio, que en momentos delicados para mí se hizo cargo de todo y desde entonces trabajamos codo a codo con una complicidad exquisita.

Nuestros objetivos son darle al Baratillo lo que se merece, poesía de calidad y por ello cada jueves invitamos a poetas que tienen algo que aportar, algo nuevo que traernos. No podemos quedarnos encerrados en nosotros mismos escuchándonos unos a otros, el objetivo de Noches del Baratillo es el de tener las puertas abiertas de par en par para dar cobijo a quienes de verdad aman la poesía. Un hecho que me parece muy positivo es que hay poetas que nos llaman para pedirnos presentar sus obras en nuestra sede y eso quiere decir algo, dice mucho y bueno sobre nosotros. Además el pasado año recuperamos nuestro “Premio de Poesía Noches del Baratillo” y tenemos intención de darle continuidad. Es una manera de descubrir a nuevos poetas y abrirles el camino de la poesía.

Lo que es cierto es que nuestros objetivos son a corto plazo, es mejor organizar lo más cercano y no poner la vista en un futuro muy lejano. Este año, por ser el del 70 cumpleaños, queremos organizar algunos actos para conmemorar esta efemérides, pero siempre desde la sencillez y con la poesía y los grandes poetas como prioridad.

Nuestro objetivo es darle a la poesía el sitio que se merece y abrir nuestra sede no sólo a los poetas sino a todas aquellas personas que aman y respetan la poesía. Me gusta pensar que el número 28 de la calle Macasta es la casa de la poesía.

RP: Muchísimas gracias por tu tiempo.

PA: A vosotros por haberme regalado este espacio para que exprese mis ideas y opiniones.

post image

JESUS APARICIO GONZALEZ: «LA POESÍA HA SIDO, ES Y SERÁ SIEMPRE, ES INTEMPORAL»

Por: Isabel Rezmo


La palabra es necesaria para el mundo, para el poeta es mucho más. Es su incensario, su plomo, su miga. Necesitamos rescatarla para que el mundo lo entienda. El lenguaje gráfico que rodea el verso es un compendio de múltiples reflejos.La palabra invoca una acción desmedida: desierto y vacío, virtud y conocimiento. Mucha hambre, sencillez.

Nuestra entrevista este mes gira en  torno a estos parámetros.  Presentamos  un poeta, en el sentido más puro y genuino. Jesús Aparicio González (Brihuega, Guadalajara-España) ama la palabra. A través de su poética  refleja todo el trabajo que ha dedicado a cuidarla e intentar trasmitirla como un océano de luz, de verdad.  Su poesía encierra el enigma, imagen, mística, sosiego, introspección…

Probablemente dejemos mucho más. Pero debemos quedarnos  con la verdad que encierra su poesía, una verdad que nace de lo más cotidiano y genuino. El mundo tiene múltiples aristas y Jesús condensa esas aristas en un único y trascendental principio: el verbo, tan real como el aire que respiramos y su meditación es esencial para entender el universo que nos rodea. Un conocimiento a través del   diálogo con la parte humana y poética  que habita en nosotros, y fuera ante nosotros.

Recientemente, ha publicado su último trabajo: “Sin saber que te espera”, con la editorial Ars Poética, (2019).

Proverso quiere acercar a sus lectores, la figura y la obra de este gran poeta, servidor de la palabra y de la sencillez absoluta.

RP: Buenas tardes Jesús, un placer tu compañía. ¿Cómo definirías la poesía?

JA: Pregunta con la que nos acostamos y levantamos cada día los poetas. Cada uno busca la suya en cada poema. Ya lo cantó perfectamente Bécquer: “Espíritu sin nombre/indefinible esencia……de que es vaso el poeta” Y si hay alguna breve poética con la que me sienta también identificado es esta tan conocida de Miguel de Unamuno: “pensar con el sentimiento y sentir con el pensamiento”, idea y emoción formando un todo indisoluble que alimenta la palabra, palabra precisa y necesaria, que al fin y al cabo es la materia con la que construimos y cantamos los poemas. Y si quieres una de mis poéticas más personales te comparto este poemilla incluido en mi libro “El sueño del león”:

Pañuelo y palabra

dan vuelo a una paloma.
Adán fue soplo sobre inerte barro
y yo me vuelvo al barro en breve soplo.
La vida (y la poesía) al fin se explica
desde la magia.

RP: ¿La primera vez que sentiste su llamada: fue conocimiento o revelación?

JA: La poesía entró en mí no por iluminación sino por inmersión. Recuerdo estar en modo poético toda mi vida. Desde que a los tres, cuatro años, escuchaba y cantaba desde el balcón de mi casa natal en Brihuega, las jotas que escuchaba a mi padre y las que yo mismo me inventaba. Pronto dejé de cantar por timidez y me puse a escribir, ocultando lo escrito en principio, publicando bajo sinónimo en mi adolescencia después……. Y hasta hoy, en este tiempo (tan dado al espectáculo) en que me expongo con un cierto temor al desnudo del espíritu en que nos deja la poesía.

RP: En la actualidad con la cantidad de creadores que surgen ¿Dónde radica el éxito en la poesía?

JA: La poesía tiene poco que ver con el “éxito” mundano, con la fama que como humanos perseguimos inútilmente, llevados por el sinsentido de la vanidad. La poesía es el ser irrenunciable que el poeta, que de verdad lo es, lleva dentro. Y con ella va creciendo, recreándose en cada verso, que es siempre esa agua, esa luz que le da vida.

RP: Pessoa afirmaba “Ser poeta no es una ambición mía, es mi manera de estar solo”. ¿Qué significado tiene para ti?

JA: Palabras proféticas de Pessoa. No hay poesía sin soledad, tanto para escribirla como para recrearla leyéndola. Una manera de estar y de ser. Te puedo compartir unos versos que escribí hace apenas dos días:

UN CÍRCULO VIRTUOSO

La soledad nos regala el silencio,
el silencio engendra poesía,
poesía se goza en soledad.

RP: Actualmente hay un activismo poético o literario exagerado; y en ocasiones la poesía se relega a un ámbito privado minoritario.  ¿Dónde crees que radica el equilibrio?

JA: Juan Ramón Jiménez ya nos dijo que dedicaba su poesía “A la inmensa minoría”. A mi modo de ver la Poesía reniega del espectáculo y del circo que en esta sociedad postmoderna estamos montando. Todo ello sirve para su difusión, bien, lo admito. Pero al fin, el verdadero disfrute de la Poesía, se da en el cara a cara con la Palabra, en la soledad del estar con uno mismo.

RP: ¿Crees que la poesía está perdiendo su verdadera identidad?

JA: La poesía ha sido, es y será siempre, es intemporal, trasciende sobre las modas de cada época. Está ahí para quien sabe encontrarla y vivirla, para quien reconoce “ese anillo que sujeta/ el mundo de la forma/ al mundo de la idea” (Bécquer dixit)

RP: ¿Los autores que más te han marcado?

JA: La lectura y relectura de los clásicos españoles han sido siempre un alimento poético en mí. Recuerdo que en mi adolescencia devoraba con insistencia poemas de autores completamente distintos pero esenciales cada uno de ellos: desde León Felipe a Vicente Aleixandre, desde Juan Ramón Jiménez a Blas de Otero, desde Antonio Machado a Luis Cernuda, desde Ángel González a José Ángel Valente…….cada uno es un universo en sí mismos y todos, de alguna manera, han influido en mí.

RP: En tu caso  ¿Cómo es el día a día en tu quehacer poético ?

JA: Contemplar, escuchar, prestar atención a todo aquello que nos rodea, por pequeño e insignificante que se nos presente a los sentidos, cada día puede surgir el relámpago de la poesía. “Amor y poesía cada día” nos aconsejaba Juan Ramón. Y dejar sobre el papel “unas pocas palabras verdaderas” que el tiempo decantará y juzgará si pueden ser publicadas.

RP: De todos tus libros ¿cuál es el más representativo o el que más te ha llenado o te ha dejado satisfecho?

JA: No sabría decirte. Todos tienen algo especial para mí: “Con distinta agua” (que ganó el premio de Aranda de Duero) marcó un punto de inflexión en mi obra, pero luego , creo, he crecido como poeta: “Las cuartillas de un náufrago”….. “La paciencia de Sísifo”…. y este último, claro, “Sin saber que te espera”, por ser el más reciente y el que incluye unos poemas finales dedicados a la enfermedad y muerte de mi padre.

RP: ¿Qué va a encontrar el lector en “Sin saber que te Espera”?

JA: Este libro ahonda en la realidad, pensada y sentida desde el corazón de un hombre que se sabe perecedero y por lo tanto semilla de lo que está por nacer. Poemas que han surgido en el devenir cotidiano, donde el temor y la esperanza construyen el aquí y ahora, muchas veces apresado entre las garras del tigre pero siempre bajo ese soplo que mueve y eleva la mirada del águila. Serenidad y gozo de vivir reconocido en las cosas pequeñas.

RP: Muchísimas gracias por tu tiempo.

JA: Muchas gracias a ti por tu dedicación y trabajo (no siempre reconocido), por el alma y la ilusión que pones en sembrar y difundir la Poesía allí por donde vas.

post image

ALEJANDRO VICO : «LA POESÍA ES LA FUENTE DONDE DEBERÍA BEBER, TODA LA GENTE QUE ASPIRA A GOBERNAR.»

Por: Isabel Rezmo


Hay personas que realizan una labor poética, en silencio, inmensa y carente de precios o de intereses creados. Personas que van únicamente por y para la cultura. Que ayudan y ofrecen su espacio, su tiempo de manera desinteresada. Hay algunos hombres en definitiva, que salvan a la poesía de su fórmula más fría y desvirtuada.

Hoy nuestra revista se abre a una conversación pausada, tranquila, para acercarnos a una forma de entender la poesía de una manera mucho más humana, cercana.

Hoy entrevistamos a Alejandro Vico Alonso. Una entrevista diferente, amena y distendida.

Alejandro ama su pueblo, La Carolina. Ama su historia, Su pasado minero. Lo muestra agradecido.

Alejandro nació en La Carolina. De él podemos destacar que es autor de numerosas poesías y varias trilogías, relatos cortos entre ellos “Años 74”. Coautor del CD. a beneficio de la lucha contra el Alzheimer de La Carolina. Coautor de la antología poética 2017 de poetas de Sierra Morena. Miembro de la asociación Nacional de escritores españoles. Miembro de la asociación Anduxar. Miembro de la Asociación poetas de Sierra Morena.

RP: ¿Cómo se define Alejandro Vico Alonso?

AV: Como un abuelo, como una persona apacible, tratando de buscar los troqueles que me puedan permitir, ser una máquina de impartir paz, igualdad y amistad.

RP: ¿Cuándo comenzó en moverse en ti,  el interés por la cultura, poesía?

AV: Siempre,,  Tener en cuenta, que pese a lo dramático de mi vida,  he vivido en un ambiente de cultura,, trabajando y estudiando con un Maestro que fue  alumno de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, hasta  después de estar casado.

RP: ¿Qué es lo que más te aporta?  ¿Qué autores te gustan más?

AV: Me aporta una estabilidad emocional generosa, ya que me permite sacar todo lo que a lo largo de los años se han ido acumulando. Tengo muchos autores pero por ser escueto; entre los que ya no están, me encanta la sencillez de Eulogio Muñoz Navarrete, Miguel Ángel Buesa, el poeta eternamente enamorado, Antonio Machado por sus dotes de impartir y de hacer camino, Sor Juana Inés de la Cruz y Gloria Fuertes ,  pero sobre todo dos…  por su lucha y dramatismo:  Miguel Hernández y Federico García Lorca.   Y de los que aún tenemos entre nosotros, sin duda el argentino: Carlos Alberto Boaglio ,  José María Lopera, junto a mi amiga Nana Schmith.   

RP: Una pregunta difícil: ¿Qué es  para ti la poesía?

AV: Para mí la poesía es la fuente donde deberían beber, toda la gente que aspira a gobernar. La poesía, es el reflejo de lo que ocurre en nuestras vidas y por tanto, lo que deben de entender todos aquellos que gritan Libertad y nunca acuden a un Recital.

RP: Eres miembro activo de la Asociación  de `poetas de Sierra Morena, te mueves en otras asociaciones y colectivos. ¿Cuál es el motor de toda esta actividad? ¿Cuándo comenzaste?

AV: Poetas de Sierra Morena era un grupo de Facebook, actualmente ya es una Asociación cultural de la que participo en la organización de la antología poética y el concurso internacional  José María Lopera  (Olivo mítico). También participo en ACMICA (asociación cultural minera carolinense), (asociación de familiares del alzhéimer) Felipa Delgado, ASAM (asociación social de ayuda al mayor), la asociación multicultural ANDUXAR y otros colectivos con los que participo de manera puntual como la asociación Vecinal del Centenillo, Asociación de Párkinson, también soy presidente de la asociación cultural ornitológica de las nuevas poblaciones.

El motor fundamental, es tener la experiencia de la vida vivida y tratar de cumplir con el compromiso que todo ser humano debería tener como objetivo, dejar este mundo cuando me marche un poco mejor que me lo encontré cuando llegue.

Comencé muy jovencito, aunque sin ser consciente de ello, hacía de correo entre los 5 o 6 personas de izquierdas. Después en la clandestinidad tuve una actividad frenética, formando Agrupaciones Locales  y en las primeras elecciones Sindicales,  a raíz de esto trabajé de manera decidida en el Asociacionismo y Cooperativismo, junto con los Informativos de la Televisión Local, donde ya comienzo a dar a conocer algo de mi trabajo en el mundo de la poesía. Aunque de manera definitiva,,  sería con el nacimiento de ACMICA y su Concurso de Cante de las Minas, cuando decido hacerlo con mi incorporación a la Unión Nacional de Escritores Españoles.

RP: ¿Cómo ves los colectivos que te rodean, el mundo cultural de ahora?

AV: Veo los colectivos que me rodean con muchas ganas de hacer cosas.  De darle alas a la Cultura, con iniciativas que cuestan sudores y lágrimas hacer entender a los políticos, será tal vez!!  que cuando se ostenta cargo político se necesita ignorancia para tener clientelismo, decía Santa Teresa de Jesús, “Sí sabes leer y escribir, gobernaras tu vida,  si no sabes hacerlo, otros la gobernaran por ti”. Otro problema tal vez, es como digo en un poema, El puto ego de cada persona y la falta de agrupación de actividades, no terminamos de entender que un palillo de dientes solo  se rompe con toda facilidad,,  pero muchos palillos juntos…  Es casi imposible romperlos,,.  Tendemos a tratar de ser elitistas sin tener en cuenta, que el trabajo de base para generaciones venideras,  es mucho más importante,  ya que los mayores más o menos estamos formados, pero a la mayoría de la Juventud,   le suena a chino la Literatura y la Poesía.

RP: En tus actividades, siempre hay una palabra, un gesto, una voz a favor de los mineros. Linares, Guarromán, Carboneros, La Carolina ….el poblado de El Centenillo -Baños de la Encina. Una realidad patrimonial tan relevante como la vinculada con la actividad minera en Andalucía. ¿Qué queda en la zona de La Carolina de su pasado minero?

AV: Queda mucha historia,  mucha memoria en familiares para los cuales,  los mineros eran sus héroes.  Queda rabia y sentimiento,  al recordar su manera de entregarse y de mirar cada día cara a cara la muerte.  Entregaban sus vidas y eran la locomotora de la economía. Quedan mineros y amigos que están haciendo recreaciones mineras en un aula de La Carolina con ACMICA y las publicaciones del colectivo Arrayanes de Linares.

Quedan Minas Pre Romanas  que pueden ser el motor de una economía Turística, pero la miopía,,  a veces clamorosa  de los mandatarios ,, que prefieren encerrarse  en despachos y reuniones interminables,, no viendo más hayá  de una plataforma para vivir de la política. Perdiendo de vista la realidad  Social.

RP: Ahora cuando la plenitud de la vida, nos envuelve, y nos pide más tranquilidad; mirarnos más a nosotros mismos. Conocer nuestras posibilidades…¿Qué le pides a la vida? ¿A la poesía? ¿A la gente que te rodea?

AV: A la vida le pido que el aprendizaje que aún me queda, sea más sosegado que hasta ahora, y humildad,  para transmitir la experiencia acumulada.

A la poesía le pido, que el jardín donde florece entre palabras los versos, ningún/a  poeta permita que se seque, cuidándolas  con todos sus esmeros, ya que son muchas las palabras  y para cuidarlas,   muy  pocos  los Jardineros.

Y  la gente que me rodea,  le pido paciencia para aguantarme cuando se abren los infiernos del sentimiento y me sitúan fuera del contexto familiar y de amistad,  ya que es cuando,  me encierro en el lado oscuro de mis pensamientos y mi historia pasada

RP: Muchísimas gracias por acompañarnos.

AV: Gracias a todos los que hacéis la revista,  especialmente,  a Isabel Rezmo por ofrecerme con esta entrevista. Y la posibilidad,  de que lo/as  lectores  conozcan un poco más este Minero aficionado a las letras.

 

 

 

post image

ANGEL MARCELO | COMO EDITOR PREVALECE EN MI EL CONCEPTO DEL BUEN TRATAMIENTO DE LA LENGUA Y SUS FORMAS

Por: Isabel Rezmo


Hoy en día es evidente la cantidad de poesía que se edita, y la cantidad de “poetas” que escriben.   La línea que divide el hecho de publicar y ser buen poeta difiere muchísimo, puesto que la auto publicación ha sido el gran descubrimiento para que cualquier persona, cualquier escritor más o menos consagrado, más o menos bueno, tenga acceso a la posibilidad de ver su libro publicado.

Pero Proverso lejos de poner esta crítica ya de por si caliente, en el tejado de los demás o de crear polémica, intenta mostrar esa realidad,  y también la realidad de las nuevas editoriales: sus objetivos, sus logros y la ayuda que están ofreciendo a los poetas y escritores que tienen dificultad  a la hora de publicar; y además está ofreciendo nuevos servicios  y posibilidades al resto.

Pero si decimos que además de editores son poetas, la cosa cambia.   Es mucho más loable. ¿El poeta puede ser buen editor? La historia nos dice que es posible.

En la segunda mitad del siglo XX y en la primera década del siglo XXI, las condiciones materiales relativas a la divulgación de la poesía de vanguardia se convirtieron en objeto de interés para la crítica.  Los editores y los poetas apuestan por nuevas estrategias de proximidad y confianza. En una dinámica parecida a la que dio origen al poeta-crítico –teórico y a la vez practicante de su arte–, hoy día son numerosos los casos de poetas-editores que hacen de su práctica editorial un verdadero manifiesto poético.

Entre ellos hemos encontrado a un compañero en el camino, que hace muy pocos años abrió la puerta a otras posibilidades  poéticas y editoriales: Hablamos de la Editorial Tarqus; al frente de la misma encontramos al también poeta,  Angel Marcelo

Editor, poeta y periodista. Editor en Tarqus Editorial, un proyecto que busca fundamentalmente ayudar y promover al escritor independiente a ver su obra publicada y difundida. Como poeta y escritor ha participado  en todas las antologías de Poetas en Red ; en las antologías de Poesía en Microrelato Compostela de 2016 a 2017;  en el libro 22 Rincones de Valladolid editado por la Asociación Habla, en las antologías de Cien Poetas en Mayo de 2017, 2018 y 2019. A partir de 2019 se encarga de la VI Antología del Encuentro Internacional de Poesía “Ciudad de Úbeda”.

Actualmente coordina junto a Diego Horschovski el Ciclo de Poesía e Microrelato Compostela, por cuarto año consecutivo, y por segunda temporada el SLAM POETRY Compostela asociado al circuito nacional. En radio realiza y conduce  dos programas   de radio en la sintonía digital de Radio Campus Culturae  de Santiago de Compostela :

www.radiocampuscultura.org:

Tren de Medianoche. Viernes a las 23 h

Poéticamente incorrectos martes a las 20:30 h

RP: Buenas Tardes Ángel, ¿cómo surgió la Editorial Tarqus?

AM: Surge casi por necesidad aquí en España. En el año 2013 por temas de la crisis tuve que reinventarme y decidí volver a las fuentes: el diseño gráfico, la edición  y el periodismo. Desde el año 2009 ya venía realizando distintas antologías de los Encuentros de Poetas en Red y otras asociaciones y al quedarme desempleado con cincuenta y tantos, no dudé en profesionalizar esa  faceta que estaba llevando a cabo y que además, me gustaba.

RP: Hasta la fecha ¿cómo valoras la trayectoria que ha seguido la editorial? ¿Tus objetivos a corto/largo plazo?

AM: Oficialmente la editorial tiene tres años de vida, aunque la actividad hubiera comenzado antes. No puedo sentirme más satisfecho con la forma en que ha ido creciendo, teniendo en cuenta que es un proyecto hecho desde cero, sin créditos ni otro tipo de apoyo. Mis objetivos a corto plazo son que año tras año continúe creciendo tanto en la familia de autores como el en volumen de ediciones. En el largo plazo sueño con que llegue a ser un referente de las editoriales de autores independientes.

RP: Al hacerte editor, ¿Dónde queda el poeta? ¿El poeta se hace partícipe a la hora de editar; es decir,  prevalece en algún momento?

AM: La edición es un trabajo como cualquier otro. No es necesario ser escritor o poeta para llevarlo a cabo, aunque ayude estar en el meollo. Un editor, ya sea de una pequeña editorial como de una gran compañía necesita un alto grado de empatía y mucha intuición. Cuando empiezas a trabajar con un autor, antes o después acabará revelándote su vida, tal vez porque de algún modo quiere asociar su obra a su propia experiencia. Es por eso que un editor tiene que tener algo de la sensibilidad del psicólogo. Y cuando hablo de sensibilidad me refiero a la capacidad de captar el mensaje rápidamente. Como editor prevalece en mi el concepto del buen tratamiento de la lengua y sus formas, que en definitiva, es la materia prima de la escritura. Luego habrá trabajos que conmuevan a unos o a otros, pero eso ya sería tema para otra nota.

RP: También  te asomas  a la radio, a la fotografía. ¿Te queda algo por  descubrir?

AM: Bueno, la fotografía es una pasión desde la niñez casi y la radio un medio que siempre me llamó mucho la atención, porque no te olvides que soy de una generación que se crió con la radio. Entonces esa inquietud que siempre tuve sumada a la formación periodística, me llevó a meterme en ello en cuanto tuve una oportunidad, pero la realidad, es que lo hago solo por placer, así como otros van al cine, yo salgo a hacer fotos o me meto dos horas en un estudio. Me gusta la naturaleza y me quedan por descubrir los ochomiles del planeta, pero creo que a eso en esta no vida no llego.

RP: ¿Cómo ves el mundo editorial que te rodea?

AM: Es un mundo en plena expansión. Hay un nicho de mercado importante y la prueba es la gran cantidad de fusiones que se producen entre los grandes a nivel global. Por otra parte las nuevas tecnologías digitales han democratizado al sector (por usar un término tan de moda) y esto ha promovido el surgimiento de pequeños sellos editoriales por todas partes. Obviamente, como ocurre en todos los ámbitos, cuando se produce una burbuja, aparece mucha improvisación y “cantamañanismo”. Pero creo que es un camino que hay que transitar. Al final siempre quedan los que trabajan de un modo honesto y profesional.

RP: ¿Crees que hay demasiada saturación de autores? ¿Crees que la calidad queda un poco al margen, frente a lo comercial?

AM: Por lo que decía antes, las tecnologías digitales permiten hoy pequeñas tiradas a bajos costos. Hoy cualquiera puede escribir y editar un libro. La gente siempre escribió y celebro que así sea y que quede demostrado. La saturación surge justamente, porque cualquiera que escriba puede ver su obra publicada, ¿pero quién puede quitarle ese derecho a nadie? Ahora, no creo que esto haga que la calidad quede sometida a lo comercial, ya que antes cuando la escritura era una profesión de elite, también primaba lo comercial por sobre todo lo demás. Y nunca nos olvidemos que estamos en una sociedad de mercado: si algo se vende es porque alguien lo compra.

RP: ¿Cómo te acercaste al mundo de la poesía?

AM: Siempre fui un lector asiduo sin llegar al fanatismo. Hice mis pinitos de escritura en la adolescencia como casi todos, pero fue recién después de los veinticinco años que comencé a escribir pensando en compartir mis letras y experiencias. De ahí en más no paré, sobre todo porque me ayudó a crecer como persona.

RP: ¿Autores preferidos?

AM: Bueno hay muchos… ¡cómo nombrarlos a todos! Pero para no dejar la pregunta huérfana, te puedo citar a Cortázar, Benedetti, Pessoa o a Jack London, Simenon, Hemingway, Baricco, Auster.

RP: De los libros que llevas editados, ¿alguno que sea especial?

AM: Que pregunta difícil. Tal vez mi respuesta te parezca una pretensión de ser políticamente correcto, pero son todos especiales. Pero ¿sabes por qué ocurre? porque trabajo íntimamente con cada autor en cada libro. Ver un libro llegado de imprenta es una alegría inmensa; verlo en las manos del autor es ya un valor agregado.

RP:  Para finalizar algo que desees expresar.

AM: Ya que me das la oportunidad, me gustaría romper una lanza por la autoedición como camino válido de difusión y por los autores que lo eligen. Se tiende a asociarlo con precariedad y falta de autoestima pero no es asi. Decir “yo no pago por editar” o aconsejar, “no pagues por editar” es quitarse o quitar un derecho que tenemos todos. Si rascamos un poco hallaremos más oscuridad en el mundo editorial tradicional que en el mundo de la autoedición.

RP: Muchas gracias por asomarte a PROVERSO

AM: Gracias a PROVERSO, por esta oportunidad y contad conmigo y la familia Tarqus para todo lo que ayude a difundir cultura. Siempre.

post image

ANTONIO CAPILLA | «LA LITERATURA VERTEBRADORA DE LA IDENTIDAD NACIONAL Y LA PERTENENCIA A UN TODO UNIVERSAL.»

Por: Isabel Rezmo


En este mes que inicia su curso cultural y literario realiza una entrevista al poeta Antonio Capilla Loma.

Dentro del mundo de la poesía podemos encontrarnos con multitud de amigos y compañeros que dan su particular visión del mundo que le rodea. A veces esa visión no concuerda con lo que pensamos, pero nos ayuda a aprender. El aprendizaje parece estar en desuso hoy en día. Parece que sabemos de casi todo, y en la poesía supone un agravante. El significado completo de ese aprendizaje se llama: respeto, buen hacer, ilusión y humildad.

Antonio Capilla Loma reúne esas cualidades. De sus escritos emana humanidad, conciencia social, no en vano ha participado y participa en multitud de encuentros y antologías, lecturas poéticas encaminadas a defender y a denunciar los problemas a los que se enfrenta la sociedad.

Pero también cuida y desarrolla una exquisita labor en la creación poética. Su poesía es un conjunto armónico, de belleza y elegancia. Cuida la palabra y a ella se entrega.

Antonio Capilla Loma, sevillano de nacimiento y madrileño de adopción, reside en Pozuelo (Madrid). Es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad Complutense de Madrid y Diplomado en Magisterio, especialidad de lengua y literatura españolas. Ha sido profesor de lengua y literatura españolas durante 37 años. Es socio del Ateneo Blasco Ibáñez y de otras destacadas instituciones literarias. Además de colaborar en revistas y antologías, ha prologado varios libros y participado en recitales de poesía por España y Portugal.

Algunos de sus poemas se pueden leer en el blog del autor LA VOZ QUE NADIE APAGA, en diversas antologías poéticas como Arte fénix, NEcesarias PALabras, Antología de poesía universal, Poetas para el siglo XXI, Poetas andaluces contemporáneos, Poetas del 15 de mayo, Poesía solidaria del mundo, Encuentro Internacional de Úbeda, Pentadrama (Ciudad Juárez), Poetas sin sofá, Flores del desierto (Grito de mujer 2016, Editorial Unaria), antologías del Ateneo Blasco Ibáñez de Valencia, Antología de los Viernes Sarmiento, Antología Internacional de Poesía y Arte con diversas publicaciones dedicadas a Auschwitz, Palestina, Grito de Mujer, Ciudad Juárez, etc.

Así mismo ha publicado en revistas literarias: Azahar, Álora la bien cercada, Imán, Alambique, Escritores en Red, Encuentros y Palabras (Pentadrama), Aquarellen Literatura, Repoelas, Biblioteca de Figuras Literarias Libro IV dedicado a Ángela Figuera Aymerich, Luz cultural, etc.

Entre otras obras ha publicado: “Y el corazón al viento”, Madrid, 1991; “Viento del sur”, Huerga y Fierro Ediciones, Madrid, 2009; “El fuego en la palabra”, Huerga y Fierro Ediciones, Madrid, 2012; “El águila de fuego con las alas del tiempo”, Huerga y Fierro Ediciones, Madrid, 2013; “Lúa”, edición bilingüe en castellano y gallego, Editorial Lastura, Madrid, 2013; Lúa, 2ª edición ampliada en castellano y gallego, Editorial Lastura, Madrid, 2016; “Lúa”, (selección de poemas en árabe y castellano), Editorial Lastura, Madrid, 2016; “Piedra de la honda”, Editorial Vitruvio, Madrid, 2016.

RP: Buenas tardes Antonio un placer asomarte a Proverso. Esta pregunta seguramente te la habrán hecho en multitud de ocasiones ¿Qué es para ti la poesía?

AC: Era aún muy joven cuando murió mi hermana Pepi a la edad de 25 años, lo que supuso un duro golpe para toda la familia y en particular para mi madre que la quería con delirio. Una noche de tormenta en que oía su llanto y sus lamentos a través del tabique que separaba mi alcoba de la de mis progenitores sentí la imperiosa necesidad de plasmar los sentimientos que me embargaban, y de este modo nació mi primer poema. Así que en cierta medida creo, como decía Felix Grande, que la poesía es salvífica, que “sirve para salvarse la vida, para consolarnos” y que lo hace acercándonos a la belleza como equivalente del bien socrático que nos eleva por encima del reino animal al que no obstante pertenecemos. Así pues, el hecho de consolarnos no implica necesariamente que tengamos que evadirnos de la realidad en que vivimos, desde sus orígenes la poesía asume la necesaria catarsis que nos purifica mediante el dolor propio o ajeno cuando éstos acontecen sin que hayamos podido remediarlos. Creo conveniente dejar claro con ello que, lejos del manido lema de “el arte por el arte”, entiendo la poesía como el arte que persigue valores humanísticos y que por ende son universales.

RP: ¿Terminamos siempre por descubrir algo nuevo en ella?

AC: La originalidad ha sido concebida en el romanticismo como condición “sine qua non” de toda obra artística. Sin embargo, nada se crea “ex nihilo”. Actualmente estoy viendo “Juego de Tronos”, tanto he oído hablar de esta serie televisiva que he querido comprobar si merecía su extraordinaria fama, y la verdad es que me está gustando. Pues bien, en esta obra se retoman motivos históricos, literarios y artísticos en general que son harto conocidos y desvelados por quienes tienen suficiente acervo cultural y mente crítica. Sin embargo, dichos motivos se presentan en otro contexto, de suerte que se cambian los personajes, la cronología, los lugares, etc. De esta manera la trama resulta efectivamente original. Intento decir por lo tanto que aunque los temas sean recurrentes (el amor, la muerte y la vida en palabras de Miguel Hernández), siempre deberíamos encontrar algo nuevo en toda obra poética.

RP: ¿Cómo llegaste a la poesía? ¿Qué autores te han marcado más?

AC: Supongo que a todos nos hicieron aprender algún poema cuando éramos niños. En mi caso recuerdo algunos que no olvidaré jamás, o al menos eso es lo que deseo si la salud me lo permite. José de Espronceda con “La canción del pirata” y Rubén Darío con “A Margarita Debayle” pueden ser dos referentes de esta experiencia infantil. Pero mi encuentro ciertamente notable con la poesía se debe a mi padre que me regaló las obras completas de Federico García Lorca cuando yo era tan sólo un chaval de 12 años y aún vivía el dictador. El libro pertene a la Colección Aguilar y he de decir que sus tapas en piel están desgastadas por el uso, más el de mi padre que el mío propio, aunque es verdad que las leí con fruición y marcaron mi amor a la auténtica poesía. En cuanto a mi primera experiencia creativa, mi primer poema como ya he dicho está dedicado a mi madre. ¿Qué autores me han marcado más? Sin lugar a dudas: León Felipe, Miguel Hernández, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Gustavo Adolfo Bécquer, los poetas de la generación del 27; y, naturalmente, todas las figuras señeras de la poesía española como Jorge Manrique, Garcilaso, Quevedo, Lope de Vega, Calderón, San Juan de la Cruz, etc. Soy consciente de que me dejo en el tintero a otros poetas no españoles de la talla de un Rubén Darío o un Walt Whitman pero no quiero ser excesivamente prolijo.

RP: Si tuvieras que definirte con un verso, ¿Cuál sería?

AC: Cito a Rabindranath Tagore:

¡No dejes que pasen las horas en la sombra!
¡Enciende la lámpara del amor con tu vida!

Y pido perdón ahora por citarme a mí mismo con estos versos de HACIA LA LUZ, obra inédita que espero que pronto también la vea:

Qué sublime locura
hasta llegar al ser en su grandeza
como un rayo de luz
que se adentra en la sombra.

RP: El pasado 20 de agosto participaste en la I Justa Poetica Villel de Mesa, en un momento del acto de clausura expresaste: “el poeta es un creador que puede sentir el latido del cosmos…” Mirando la vida, la sociedad que nos rodea, ¿La emoción es el primer eslabón en la creación poética? ¿Es el único?

AC: La lírica es emoción hecha belleza. No hay lírica sin emoción. Ahora bien, el sentimiento expresado prosaicamente no forma parte de la expresión poética. La poesía requiere un dominio del idioma que conduce a la expresión artística; la cual, en palabras de Fernando Lázaro Carreter, ha de estar dotada de “literariedad” que es una manera especial de comunicar. Porque en definitiva el poema es comunicación verbal aunque a veces resulte críptico. Es decir, no vale cualquier forma de expresión sino que el decir poético somete a la lengua a una tensión y a un ritmo que no es usual en el habla cotidiana, para ello tiene a su alcance las llamadas figuras literarias que todo poeta conoce y utiliza. En este quehacer cualquier tema puede ser sujeto y objeto de la lírica, pero efectivamente no me cabe la menor duda de que aquellos que tocan la “sensibilidad del corazón” son los más recurrentes, aunque también es completamente cierto que la emoción resulta en múltiples ocasiones de la pura expresión formal hecha arte sin que el contenido vaya ligado a sentimiento personal alguno.

RP: Has trabajado como profesor de lengua y literatura ¿Cómo ves el presente de la literatura en la escuela y en la sociedad actual?

AC: Como profesor de literatura pude comprobar el gusto de los estudiantes por esta asignatura cuando se imparte como algo estimulante y útil para su enriquecimiento personal. El diálogo con las obras sobresalientes de la historia y como herramienta para desarrollar una mente crítica y constructiva es algo apasionante que el alumno puede y debe experimentar, la misión del profesor es la de facilitárselo poniéndolo a su alcance. Fijaos, creo probable que dentro y fuera de España haya quien al ser preguntado por don Miguel de Cervantes no sepa quién fue, pero me cuesta mucho más creer que no sepa nada sobre don Quijote y Sancho Panza. La literatura forma parte de la vida hasta el punto de que en el habla cotidiana se utilizan frases acuñadas en obras literarias y palabras que han sido inventadas por escritores, toda nuestra experiencia vital está impregnada de literatura. Así que ha sido, es y será siempre un pilar fundamental para la formación de la ciudadanía, por lo que no hay país que no incluya en sus planes de estudio la literatura como vertebradora de la identidad nacional y la pertenencia a un todo universal.

RP: En tu creación también tiene un papel destacado la denuncia social. ¿La poesía es un arma revolucionaria? ¿Puede cambiar y mover conciencias?

AC: Es verdad que hay poetas que prefieren encerrarse en su “torre de cristal” para crear obras realmente bellas, pero la poesía también puede y debe contribuir a mover conciencias. Gabriel Celaya decía que “la poesía es un arma cargada de futuro”. Pero para cambiar la realidad es necesario además la conjunción de infinidad de fuerzas y recursos humanos. Como nos dice Paulo Freire: “Nadie libera a nadie, nadie se libera solo, los hombres se liberan en comunión mediatizados por el mundo”; o lo que es lo mismo, mediante el quehacer solidario de la inmensa mayoría de la sociedad es como se puede cambiar la misma. Así, pues, no cabe duda de que la poesía coadyuva a la sensibilización del ser humano en su aproximación a la belleza y contribuye por sí misma a que este aborrezca la fealdad de la injusticia. No obstante, en mi opinión, el poeta hace muy bien cuando se compromete activamente con el tiempo histórico que le toca vivir y lo refleja en su obra, esta es sin duda alguna la opción elegida por mí..

RP: ¿El poeta tiene la “obligación”/ “el deber” de convertirse en un ejemplo por encima de los otros. Es su verdadero compromiso?

AC: Al menos debería ser el principio y la consecuencia de su obra cuando esta se entiende como compromiso con los valores que representa. Sin embargo, se trata más bien de un “desideratum” que no se cumple casi nunca en su totalidad. No obstante, voy a decir algo que quizás no se haya dicho antes: Jesuscristo es para mí el poeta más puro que ha habido en toda la historia de la humanidad. Pero, como sabemos, su compromiso le costó un suplicio horroroso hasta morir en la cruz, y no creo que deba pedirse tanto a ningún ser humano. Sin embargo, ha habido quienes, salvando la distancia y en cierta medida, han seguido su ejemplo: estoy pensando, por ejemplo, en García Lorca, Miguel Hernández y Víctor Jara. Pero hay más casos dignos de mención que seguramente conocéis.

RP: ¿Algún proyecto a corto plazo?

AC: Tengo un libro inédito en proceso de edición. Así que, en cuanto se publique, me gustaría presentarlo en todos los sitios a los que sea invitado para ello. Y, naturalmente, siempre que pueda pienso seguir acudiendo a recitales y demás eventos poéticos.

RP: Para despedirnos, ¿algo que quieras resaltar?

AC: Bueno, añadir simplemente que la poesía ha sido siempre la cenicienta para el público en general. Sin embargo, es la raíz que alimenta el quehacer literario. Ojalá que todo el mundo busque su zapatito de cristal, como lo hizo el príncipe con Cenicienta, y que, al igual que él, tenga la dicha de encontrarlo para casarse con ella.

RP: Gracias por asomarte a nuestra casa que es la tuya.

AC: Gracias a Proverso por su compromiso con la poesía y por haber tenido la gentileza de invitarme. Espero que los lectores sean benevolentes y acojan mis palabras con el mismo cariño con que se han pronunciado.

This site is protected by wp-copyrightpro.com

error: Content is protected !!